Las Leonas

A Manera de Comentario
Tomás Setién Fernández

Las reinas británicas desean ejercer un poder absoluto de triunfo en las copas del mundo llamadas grandes, llevando el balón como galardón de fuego, dentro de un algo que se le ha negado sistemáticamente al cuadro varonil ingles, desde aquella coronación en el año del 66, detrás del complot de un abanderado ruso y un arbitro de origen suizo, que francamente le robaron hasta los calzones al seleccionado de Alemania, que bien merecía ser el rey universal del balompié en ese año, pero aquel gol fantasma de Geoff Hurst, abrió la caja de caudales de aquel Mundial, hasta producirse el mayor robo de la historia de esos eventos.
Por eso viendo en acción a las leonas británicas. dentro de un duelo pujante, y por momentos de buen futbol en un clásico de la cabeza a los pies, jugado contra Escocia en el actual Mundial grande femenino, jugándose en Francia, con sus dotaciones de perfume fino con olor a mujer bonita y bragada, como que la Selección femenil grande de Inglaterra, va en búsqueda de mejorar ese tercer lugar obtenido en la acción de hace cuatro años, cuando venciendo a Alemania, pintó con algo más que un lápiz labial su primera palomita de notable éxito futbolero en el mundo.
Habiéndose colocado por vez primera en una Copa del Mundo, la llamada grande del futbol femenil, el controvertido y polemizado VAR, que siquiera dentro de una decisión al marcar un penal en contra del seleccionado de Escocia, hizo valer la justicia, llamando de manera poderosa la atención el hecho de que nadie protesto, sobre todo dentro del seleccionado escocés, la decisión que a todo el mundo pareció correcta, justa y precisa.
Destacando a la vez la jugadora inglesa Nikita Parrish, dueña de un notable futbol, y a la que le tocó inaugurar el marcador con el disparo a quemarropa, desde el llamado punto de la gloria o fatalidad.
Destacando a la vez el duelo de mujer contra hombre, dentro de la dirección técnica de las selecciones de Inglaterra y Escocia, mandando las señales para las inglesas Phil Neville ex defensa del Manchester United, mientras que las escocesas se cuadran ante Shelley Kerr, que dentro de sus ocupaciones en pro del futbol escocés, entrenó a un equipo varonil en una segunda división rentada en aquella nación.
Iniciada ya con la bendición pontifical de FIFA en el año del 91 en la República de China, con la coronación de todavía la máxima potencia en títulos adquiridos en ese nivel, la de las bellas chicas de los Estados Unidos que han logrado agenciarse tres títulos universales, seguidos de las alemanas con dos, Noruega y Japón con un cetro, el futbol femenil en el orbe sigue en plena alza, esperando que ya pronto potencias que han brillado en el balompié varonil de todos los tiempos como Brasil y Argentina se hagan notar ya en serio en esa clase de competencias,
Aunque en honor a la verdad ya la Selección Femenil de Brasil fue subcampeona en China 2007, sucumbiendo en la gran final ante su similar de Alemania dos tantos por cero, un algo similar como el guiño coqueto de un ojo femenino, que por desgracia no ha vuelto a tener otra cita de lujo.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz