Afecta a 25 mil cierre de Unidades Médicas Urbanas

César Carrillo
El Mundo de Orizaba

Más de 25 mil personas de la región de Orizaba han sido afectadas por el cierre de las Unidades Médicas Urbanas del régimen IMSS Bienestar, decretado por el gobierno federal.
El IMSS absorberá a pacientes embarazadas, a los que padecen desnutrición y también aquellos con enfermedades crónicas degenerativas como la diabetes, para que puedan pasar al centro de salud y sigan su tratamiento, sin embargo, el resto de la población queda descubierta, informó personal del IMSS Bienestar.
En la zona se encuentran alrededor de 70 embarazadas diagnosticadas como de alto riesgo y que llevaban ahí su control prenatal.
Según médicos despedidos, la zona de Orizaba atendía alrededor de 6 mil familias empadronadas, de escasos recursos y sin acceso a otro esquema de salud.
Ante esta situación, ayer médicos y enfermeras de las 17 Unidades Médicas Urbanas-IMSS Bienestar de la Región 1, Veracruz Sur del IMSS, pertenecientes a la zona centro, se unieron a la marcha nacional y se manifestaron frente a Palacio de Gobierno y Secretaría de Gobernación para exigir una oportunidad de empleo y recontratación.
“Somos gente productiva, gente que ha trabajado continuamente y siempre hemos correspondido a lo que nos ofrece el programa, sin falta; ahora queremos trabajar, necesitamos un salario, de ahí dependen nuestras familias, y en esta ocasión estamos convencidos de que hay un límite que nos pueden ofrecer pero que no se corte de tajo nuestra la fuente laboral”, refirió una de las afectadas.
El programa estaba destinado para la atención de comunidades rurales e indígenas del país sin Seguro Social; su función era llevar los servicios de salud a toda la población de las comunidades que se encuentran marginadas y en pobreza.