Sin abejas no hay vida


Andrea Castillo
El Mundo de Tehuacán

Es acompañado por ellas casi las 24 horas del día, en todo momento, sus pasos son custodiados por miles de diminutas alas que con su aleteo preservan al medio ambiente, porque sin abejas, simplemente no hay vida, es don Ignacio Fernando Isidro Bautista, apicultor.
Durante 25 años se ha encargado que los pequeños animalitos no dejen ni una sola flor sin ser visitada y a medida que avanza el día, estas singulares obreras llevan en sus patas el polen que han recolectado a lo largo del día, con el cual se espera, puedan salvar aunque sea una parte del planeta.
Al día, don Fernando puede recibir hasta 150 piquetes y aunque dice, no duelen, es durante la noche cuando el cuerpo los reciente, ya que siente el punzadas, precisamente en donde recibió el aguijón, pero ama lo que hace y decide no quejarse, mejor se torna positivo, ya que al siguiente día, la dosis se repetirá.
El proceso de extracción de la miel es un poco largo, ya que se logra reunir el manjar solo por temporadas, es decir, no hay todo el año y se eleva la producción cuando es primavera, ya que hay varias flores listas para ser polinizadas.
Es ayudado por Arturo Sánchez Moreno, quien también realiza las labores dentro del apiario, para lo cual es preciso hacer humo, ya que con eso de logra la tranquilidad de los animales.
El color de la miel, dependerá del tipo de región, por ejemplo, la llamada “multiflora” es una clase de color café, tonalidad que adquiere gracias a la zona cañera que hay en la región de Veracruz.
La de mezquite es otra que solo en primavera se hace presente, esta es de un color crema, la cual, al almacenarla se vuelve espesa, ya que no tiene ningún componente externo para poder rebajarla.
Otra más es la “mantequilla” la cual su nombre indica la consistencia, parece una auténtica mantequilla.
El entrevistado cuenta con unas 300 cajas de colmenas, cada una puede llegar a albergar hasta 30 mil animalitos y por temporada llegan a producir hasta 300 kilos.
En el apiario se cuenta con tres tipos de abejas, las reinas que tardan en nacer uos 16 días, para alcanzar una vida de 5 años, pero solo sino es explotada, también se encentran las abejas obreras, mismas que tardan en nacer 21 días y si la carga de trabajo no es tanta, viven hasta seis meses, por último están los zánganos, ellos tardan en nacer 21 días y viven solo un mes. De acuerdo a los datos proporcionados por el apicultor, una abeja reina llega a tener hasta 5 mil huevos diarios y todos los días están naciendo 2 mil abejas, siempre y cuando haya floración.
Cabe hacer hincapié, que el entrevistado manifestó que las abejas están en peligro de extinción y su principal muerte son los inceticidas con alto contenido de sustancias tóxicas, las cuales son regadas en el campo y tratar de hacer la polinización, mueren en intento, situación que debe ser regulada por las autoridades.
Asimismo, exhortó a la población a no matar a los indefensos animales ya que el día que la última abeja desaparezca de la tierra, ese día también morirá la humanidad, de ahí la importancia de cuidarlas.