Es un acierto disminución de valores catastrales

Ana De la Luz
El Mundo de Córdoba

Como un acierto de las autoridades municipales que estuvieron involucradas para lograr la disminución en las tablas de los valores catastrales, con la intervención de la Dirección General de Catastro y Valuación del Estado, fue calificada la noticia por el notario público número 8, Ernesto de Gasperín Limón.
El también ex regidor, recordó que fue en el 2016 cuando en una sesión de cabildo, fueron aprobados los valores catastrales que impactaron el bolsillo en los últimos dos años, generando una parálisis en el sector inmobiliario, razón por la que los notarios buscaron el acercamiento con la actual comuna para manifestar su preocupación.
“El gremio notarial estuvo empujando fuerte para que se ajustaran los valores catastrales a lo que es en realidad; había operaciones que se solicitaban valores y estaban por encima del valor comercial y eso en realidad paralizó el sector inmobiliario y ahora esperamos que se vuelva a activar” hay que checar que lo lleven a cabo y verificar cuándo quedaría listo”.
Indicó que de un año a otro se dejaron de realizar más de dos mil escrituras, significando una pérdida también en el ingreso de las arcas municipales y al Estado, lo que inhibió movimientos como trámites de compra-venta y se elevó el rezago en la regularización de los inmuebles, sobre todo para las familias de escasos recursos.
“Se les planteó este problema; no es algo fácil porque se necesita de gente preparada, de Catastro para hacer las nuevas valuaciones y revisaron cuáles eran las zonas en valores más elevados comercialmente y gracias a la disponibilidad se logró que se bajaran en estas zonas que son las que se han visto más afectadas. Del resto nos iremos dando cuenta con el día a día”, señaló.