Una gran historia de amor

Laura Arely A.
El Mundo de Orizaba

Las historias de amor siempre son dignas de contar y de celebrar. Y para muestra, esta hermosa boda en la que Marilú Faure de Ochoa y Carlos Ochoa reafirmaron sus votos de amor tras 60 años de matrimonio.
Para ello celebraron una linda ceremonia religiosa en el templo del Santuario de Santa María de Guadalupe “La Concordia”, los esposos llegaron hasta el altar acompañados por sus hijos, nietos y bisnietos, así como el resto de sus familiares y amigos.
Uno de los momentos más emotivos fueron los cánticos celestiales que interpretó su hija Laura Ochoa Faure, con una maravillosa voz, canto el Padre Nuestro, Aleluya y para finalizar el Ave María, en donde la familia ofreció flores a la Virgen María en el altar, fue algo muy especial.
Después de la ceremonia disfrutaron de una emotiva tarde, en la intimidad de su hogar compartiendo este alegre momento de ver esta gran historia de amor entre este bello matrimonio que se ha distinguido siempre por su grandeza