Patizambos

A Manera de
Comentario

Patizambos

Tomás Setién Fernández

De rodillas, sin apego a ninguna clase de grandeza, apareciendo su portero como el antídoto maravilloso para echar fuera de la lucha por el titulo del Torneo de Clausura 2019 a ese equipo del América, lleno de divinidades creadoras, aunque con piernas chuecas sus artilleros, patizambos en una palabra, el único escuadrón en el balompié azteca rentado que esta acostumbrado a ganar, y no a temblar dentro de las fiestas extras de nuestro balompié rentado, el León pudo pasar a la final, que de grande tiene bien poco, en el hecho de que los dos finalistas tanto La Fiera, que asemejó en muchos momentos del partido de vuelta de la antesala de la gloria a un león de peluche, como los Tigres, ya supieron del sabor como el vinagre que conllevan las derrotas.
León arrastrando desde el minuto cinco la maldición del súper líder, tuvo que refugiarse para no ser muerto deportivamente por el cazador furtivo, en la gran labor de su portero Rodolfo Cota, que se convirtió junto con su zaga, en los héroes de un partido, que creció una enormidad en emociones y suspenso, casi infernal, en los postreros momentos del segundo tiempo, cuando tanto los verdes como las águilas atacaron con todo, la fiera buscando el tanto tranquilizador, y los azul cremas el gol del milagro, pudiendo más al final el cuadro que volvió loca de emoción a su afición, que coloco gente hasta en el asta bandera de su Campo Nuevo.
Desperdiciando el América una ventaja tempranera, además de haber jugado casi veinte minutos con un elemento de más, luego de enésimo show decadente de Rubens Sambueza, botado de la cancha por doble tarjeta amarilla en el minuto 75, aunque también fue expulsado del terreno de la acción Guido Rodríguez por parte del América, siendo eso como una respiración boca a boca dada por el destino a La Fiera.
Solo anotando un gol los americanistas, por parte del que fue uno de sus dos mejores jugadores en todo el torneo, del paraguayo Bruno Váldez, el otro fue el arquero Marchesín, siendo inevitablemente el talón de Aquiles de los azul cremas su línea de ataque, que fallo en forma lamentable en los dos juegos disputados ante el León, habiéndose callado el hablador y poco rentable, anotando tantos Nicolás Castillo, creyendo que en estos momentos, no serviría ni para cargarle el maletín a Oribe Peralta que tuvo pocos minutos de acción en ambos encuentros.
Ya contemplándose la combinación de una final, que esperemos saque por delante la dignidad del futbol mexicano rentado, sobre todo el propio espectáculo, que repetimos no ha existido para nada, no contemplándose un equipo que realmente merezca ser campeón con una gran ovación a su lado.
León y Tigres tienen la postrera palabra, dentro de la apertura del cementerio deportivo para los equipos de la capital, casi siempre bañados en publicidad malsana y bastante cara.
La provincia vuelve a dar la cara, y esperemos que para bien, gane quien gane. Liguilla rara y mala, en donde el único equipo que se despidió invicto, con dos empates fue el cuadro del Pachuca.
¡Imagínense!, y en donde León y Tigres anotando un solitario tanto son ya finalistas, fiel reflejo la fiesta de lo que es en estos momentos el futbol mexicano rentado.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz