Ayudas que matan….

Tere Gómez
Una mejor manera de vivir
[email protected]

Un día, apareció una apertura en un capullo.
Un hombre se sentó y observó la mariposa naciente tratando durante horas de estallar su refugio y forzar el pequeño agujero a aumentarse.
Después de un tiempo le pareció al hombre que el insecto no progresaba. Parecía que a pesar de haber avanzado un poco la mariposa casi no se movía ya.
Entonces el hombre tomó un par de tijeras y recortó delicadamente el capullo para ayudar a la mariposa a salir.
Así la mariposa surgió fácilmente. Pero tenía un cuerpo débil y sus alas arrugadas estaban atrofiadas.
“No es grave, va a desarrollarse” se digo el hombre.
Y siguió observando la mariposa a la espera de que desplegara sus alas para volar.
Pero eso nunca llegó. La mariposa pasó el resto de su vida arrastrándose sobre su pequeño cuerpo, incapaz de utilizar sus alas desmadejadas.
Lo que el hombre, en su bondad precipitada, no había comprendido, es que el capullo demasiado apretado es un truco de la Naturaleza para forzar a la mariposa a taladrarlo y a fortalecer sus alas.
A condición de sólo así, poder volar.
A veces, de nuestras angustias, de nuestros fracasos, de nuestros golpes duros precisamente, se tiene necesidad.
Si la naturaleza permitiera que se avanzara en la vida sin nunca encontrar ningún obstáculo, eso nos debilitaría, seríamos similares a esta mariposa.
Nacida demasiado de prisa y que la facilidad le cortó las alas.
La libertad se adquiere cariñosamente.
¡Pero no se vuela sin implicarse un poco!
Valora tus esfuerzos y vuela alto, alcanzando tus metas y disfrutando del esfuerzo realizado para alcanzar tus logros.
Tu Mundo es como tu eres“
obsérvate y compruébalo,
y cuando lo aceptes,….
busca el cambio.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz.