Lectura del santo Evangelio según san Juan 13,16-20:

En aquel tiempo, después de lavarles los pies a sus discípulos, Jesús les dijo:
“Yo les aseguro: el sirviente no es más importante que su amo, ni el enviado es mayor que quien lo envía. Si entienden esto y lo ponen en práctica, serán dichosos.
No lo digo por todos ustedes, porque yo sé a quiénes he escogido. Pero esto es para que se cumpla el pasaje de la escritura, que dice: El que comparte mi pan me ha traicionado. Les digo esto ahora, antes de que suceda, para que, cuando suceda, crean que Yo soy.
Yo les aseguro: el que recibe al que yo envío, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me ha enviado”.
Palabra del Señor.

Comentario de Luis Germán Alpuche San Miguel,
del Oratorio de San Felipe Neri.
[email protected]

Jesús conoce muy bien a cada uno de sus discípulos, el es “Yo Soy”, término con que se designa a Yahveh en el Antiguo Testamento, él es Dios y nada escapa a su conocimiento. El conoce el corazón de cada hombre, lo elige a sabiendas de que lo puede traicionar, pero en su gran amor no excluye de sus bendiciones a ningún hombre.
No obstante lo doloroso puede ser la traición de un amigo, Jesús sigue llamando a los hombres a su amistad. Te llama a ti a ser su amigo, su enviado en medio de esta generación, para que el amor de Dios brille por medio tuyo. Porque los cristianos somos una misión en medio del trabajo, con los amigos, con la familia, somos los portadores de Dios que llevan la salvación a los hombres con su servicio desinteresado, con el perdón de las ofensas que se nos cometan, con la asistencia a los que se encuentran en necesidad.
Pero en la historia de la salvación no faltarán las traiciones, aquellos Judas que solo buscarán aprovecharse de Jesús para su propio beneficio, deseando que les de dinero, trabajo, bendiciones, sin querer asumir su misión en la historia cotidiana. Eres libre y en tu libertad decides tu fidelidad a Dios o no.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz