Ser maestro es una gran reto, pero a su vez, una gran satisfacción


Mariana Gutiérrez H.
El Mundo de Tehuacán

Azumbilla.- Originaria del municipio de Santiago Miahuatlán y con tan solo 33 años de edad, Maricela Ramírez Vázquez es maestra de un preescolar de esta comunidad.
Hace nueve años llegó a este jardín de niños a impartir el tercer grado, ella es egresada de la Normal Superior de Acatlán y realizó durante un año su servicio en la comunidad de Xochitzinga, perteneciente al municipio de Ajalpan.
Actualmente labora y enseña en el Jardín de Niños “Serapio Rendón Alcocer”, en la junta auxiliar de Azumbilla, perteneciente al municipio de Nicolás Bravo.
En este ciclo escolar 2018-2019 la miss Mari, como la llaman sus niños tiene a su cargo 29 pequeños, además de la responsabilidad de la enseñanza, de inculcar en los pequeños el gusto por la escuela, y el hacerlos soñar que lo que deseen ser de grandes, lo pueden llegar con amor, perseverancia y estudios.
Para la miss Mari ser maestra es una gran satisfacción, una alegría inmensa de ver pasar a cada niño por su salón y enseñarle sus primeros conocimientos.
A lo largo de estos nueve años, la miss Mari recordará para toda su vida, una anécdota de una pequeñita que cada vez que llegaba a su salón de clases, corría abrazarla y casi nunca se despegaba de ella. Al paso de los años, la volvió a ver y le dio mucho gusto saber esa pequeñita actualmente lleva el primer lugar de aprovechamiento a nivel preparatoria.