Educar es un honor

Un maestro también se convierte en un amigo, incluso hasta en un confidente con quien tenemos la libertad de compartir las inquietudes que nos rodean, y por supuesto, ellos siempre atrás de cada quien motivando para seguir y no desistir.