‘Docencia, profesión de riesgo’

César Carrillo
El Mundo de Orizaba

Ser maestro, profesión que en el pasado era sinónimo de prestigio y estabilidad ahora lo es de peligro ante los constantes ataques de la delincuencia organizada, inestabilidad en un contexto de reformas educativas y descrédito luego de una campaña gubernamental que los dejó mal parados.
Juan Alberto Flores, profesor, que ha dedicado los últimos 40 años de su vida a la formación de nuevos docentes, explicó que todas estas situaciones se vinieron agravando luego de la implementación de la Reforma Educativa de Enrique Peña Nieto, misma que fue denostando la figura del maestro tal y como era a través de una campaña sucia y de descrédito.
Tan solo en la zona centro del estado se estima la existencia de más de 40 mil profesores de los diferentes niveles educativos, dentro del sector público y privado, aunque las condiciones y contextos entre estos varían.
Dentro de esta zona, es común documentar la falta de docentes, protestas de docentes, ausencias, así como otras problemáticas como el cierre de escuelas.
“Como consecuencia de la pasada Reforma en el gobierno de Peña Nieto, que denostó, denigró la imagen del maestro, esto ha ocasionado que a nivel social haya perdido respetabilidad”, dijo Flores.
“Hay casos debemos reconocerlo que han servido para denostar la imagen magisterial”, lamentó.

Falta de apoyo de la
sociedad
A juicio del profesor, el mayor obstáculo para los maestros actualmente es la falta de apoyo de la sociedad, que no se involucra en la educación de sus hijos por estar luchando en conseguir el sustento.
“La falta de participación de la sociedad en el proceso educativo, las angustias y presiones económicas, la integración de la mamá al mercado laboral, o la separación de ambos, no les prestan la debida atención, las iglesias de diversos credos sirven para entretener pero no participan”.
“Tenemos un sistema económico que privilegia el tener, entonces hay una crisis en la que la sociedad debe involucrar, no hay participación de manera organizada”, dijo.

Blanco de la
delincuencia
En la última década, junto con toda la sociedad los profesores se convirtieron en un blanco constante de levantones y extorsiones que han venido socavando su tranquilidad al extremo de “ocultar” o “disimular” que trabajan en el magisterio.
“En efecto, se han perdido valores en la sociedad que hacen que el símbolo de pesos sea la mayor preocupación, tener lana, una troca, ropa de moda y se hacen de dinero en incurren en la delincuencia y se van internando hasta convertirse en sicarios, es por el abandono que todos los actores sociales hicieron de la niñez y la juventud”, lamentó.
“Tenemos que asumir todos un papel, la sociedad tiene que participar en esta formación en los diferentes niveles, pero como hay tanta grilla”, consideró
“En general todos los profesionistas se cuidan ahora, visten discretamente, tratan de pasar inadvertidos, de bajo perfil, sí está asolando este mal (delincuencia), es una crisis a nivel social, que por más policías que se pongan no podrá acabarse”, reconoció.
Los diferentes sindicatos han reconocido cientos de ataques en contra del magisterio desde los primeros meses del 2019.