Comprometida con su vocación

La admiración hacia su maestro “Leonel” de sexto grado, llevó a la profesora Elena Espinosa Carrillo a decidir a tan corta edad su vocación. Desde entonces se trazó la meta que años después pudo cumplir.
Aunque existió la duda que la llevó a buscar convertirse en una administradora de empresas, siguió fiel a sus interés.
Sin duda no estuvo exenta de momentos difíciles, sobre todo en sus inicios, al comentar que le tocó acudir a una de las comunidades más alejadas, casi colindante con Oaxaca. Es ahí donde inició su motivación para inculcar en sus alumnos la participación en diferentes concursos.
Hace tres años le tocó una de las experiencias más gratificante, llevar a una de sus alumnas a la Olimpiada del Conocimiento Infantil, en este año nuevamente ha sido la guía de Gudvan Alfredo, quien participará en la fase estatal del encuentro escolar.
Para ella, es lo “máximo” poder acompañar a un alumno a un concurso estatal, al ser el reflejo de todo el esfuerzo realizado durante el curso.
Tienen claro que un docente no sólo es un maestro, sino llegan a tener que ser el papel de amigo e incluso papá, pues hay edades donde los niños buscan mayor orientación.
El amor a su trabajo la hace dar un extra cada día, incluso está dispuesta a quedarse unas horas más dentro del aula con el firme propósito que sus educandos adquieran el éxito.
Su mayor satisfacción es contribuir en la formación de personas que ayuden a mejorar la sociedad.