Honor o deshonor

A Manera de
Comentario

Honor o
deshonor

Tomás Setién Fernández

Cosas del futbol mexicano rentado, el Cruz Azul se acordó de jugar a medias y solamente venciendo uno por cero a su padrastro favorito, el América, abandonó a las primeras de cambio la fiesta de la Liguilla, en donde se disputa la corona que mas viste por lo que hace al Torneo de Clausura 2019, dejando las hazañas y los portentos de partidos solamente en Europa, en donde ni siquiera influenciado por las reacciones del Liverpool y el Tottenham, todo se le evaporó en torno a la conquista de un campeonato de Liga, que ahora si ya toco a los 22 años de ausentismo, en el cántico del alirón consagratorio. Es que de Europa a Uruapan hay mucha, demasiada distancia.
De nueva cuenta con una línea delantera chata en extremo, solo un estallido de pólvora pudo producir el equipo cementero, por conducto de Jonathan Rodríguez, apareciendo como el héroe azul crema el arquero argentino Agustín Marchesín con una notable atajada cuando el partido finalizaba dentro de un por fin, emocionante epilogo.
Lo cierto es que nada de honor, aunque se gane pujando y mas pujando un partido, alrededor del equipo de Cruz Azul, fracasando de manera rotunda en su intento de volver a campeonar, luego de aquella victoria histórica tenida en el Campo Nuevo de Leon venciendo a la Fiera con el gol mas histórico de Carlos Hermosillo desde el punto penal, quedando asentada la fecha del 7 de diciembre de 1997, es decir a preparar las 22 velas del pastel de matiz negro cuando el año del 2019 este expirando.
Liguilla de poca monta hasta el momento, solo demostrando el Leon su clase y calidad, detrás de dos victorias en fila india sobre los Xolos que solo guardaron los bastos, y nunca los ases en la manga de la camisa.
Mientras que los otros semifinalistas, nada del otro mundo, Tigres sin ganar un solo partido con dos empates, el último de puro milagro en su casa de San Nicolás de los Garza, ante el Pachuca, evitó su mas sonoro ridículo de mucho tiempo atrás.
Y que decir del Monterrey con su nómina enteramente millonaria, terminando con los marcadores globales uno por uno con el Necaxa, pasando evidentemente de panzazo luego de su precaria victoria, por el marcador mas angustioso de la creación sobre los Hidrorayos.
Estando ya en cartelera los partidos de la bien llamada antesala de la gloria, León contendiendo ante un América, que para nada es invencible, y el clásico norteño entre la U. de Nuevo Leon y el Monterrey.
Esperándose que detrás de esas dos combinaciones, que parecen siquiera en la rugosidad del papel bastantes atractivas, los manjares sobre las mesas de los cuatro invitados sean de primera, dejando por la paz los cacahuates y las cocos con chile habanero,
Siendo para el Leon el galardón de equipo de la semana, un algo que se multiplicó en el torneo regular, y que ahora tras aquella derrota ante el Guadalajara que no le permitió anexar un récord de partidos consecutivos venciendo, han vuelto por sus fueros.
Y la decepción, lógico para la esquina del Cruz Azul, en donde siquiera con un poco de inteligencia de sus despistados directivos, manden a la calle a todos aquellos de pantalón largo que realizaron promesas de un real levanton, que se transformo en el año numero 22 de puros pesares. Incluidos claro esta Caixinha y Peláez.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz