Sufren sacerdotes por persecución

Susana Vázquez Gil
El Mundo de Tehuacán

En lo que va del año dos sacerdotes de la Diócesis de Tehuacán han sido víctimas de persecución, por lo que el obispo Alonso Calzada Guerrero declaró que los municipios de Tlacotepec de Benito Juárez, Cañada Morelos y Yehualtepec son considerados ‘focos rojos’.
Indicó que a la hora de trasladarse a las comunidades, los curas han sido seguidos por delincuentes en las carreteras de la región, con intenciones desconocidas, pero afortunadamente han logrado salir ilesos de la situación.
Manifestó que el “triángulo rojo” sigue siendo una de las zonas más álgidas por violencia, por lo que en algunas parroquias se decidió aumentar la difusión de la educación y los valores, con el fin de reconstruir el tejido social.
Declaró que se han sostenido encuentros con empresarios y grupos interesados en cambiar la situación, llegando al acuerdo de unir esfuerzos desde cada trinchera para devolver la paz a la región.
Subrayó que la inseguridad es una situación delicada, y no puede ser responsabilidad sólo de autoridades; toda la sociedad debe participar en combatir la violencia, principalmente las familias, escuelas e iglesias que es donde se fomentan los valores.