Le echa todos los kilos

Agencia Reforma
Después de trabajar en la comedia mexicana Dulce Familia, Fernanda Castillo entendió que su cuerpo es su mejor arma para realizar su profesión.
La actriz hizo una transformación extrema para dar el ancho en el personaje de Tami en el filme del director chileno Nicolás López, que llegará el viernes a más de mil pantallas del país.
“Aumenté 12 kilos, pero me pareció muy importante tratar este tema a través de la comedia, y una comedia fuerte, porque aunque es light no es sweet, porque le entra fuerte a este tema”, declaró la actriz.
Esta comedia, en la que también participan Florinda Meza y Vadhir Derbez, aborda la historia de cinco mujeres de distintas generaciones que tienen problemas por desórdenes alimenticios, con las dietas y la adicción al azúcar.
“Yo nunca me había aventurado ni a transformarme tanto físicamente ni a entrarle a un tema así”, expresó.
Previo al estreno, y de regreso a su figura de siempre, Castillo comentó que resultó un trabajo muy desgastante volver a su cuerpo.
“La verdad, pasó un año para bajar este peso. Hace un año empezamos la película y yo apenas acabo de regresar a mi peso”, aseguró.
“Tuve que entender que tendría que ser de una manera controlada, con paciencia, con respeto a mi cuerpo, sobre todo, y buscando la salud, que es lo más importante”.
Después del éxito taquillero que resultó el filme Ya Veremos, la actriz vuelve con esta película que tiene muchos mensajes para mujeres y hombres.
“Yo creo que es un tema muy importante de tratar, mientras más hablas con las personas te das cuenta que menos estamos encantados con quienes somos, con cómo nos vemos”, indicó.
Desafortunadamente, agregó, la mayoría de las cosas que se pretenden alcanzar para poder uno reflejarse tiene qué ver con lo de afuera.
“Más que lo que necesitamos adentro, no es una respuesta de lo de adentro”, dijo.
Por otro lado, Fernanda señaló que está feliz de seguir enamorada del actor Erik Hayser.
“Tengo una relación estable desde hace cinco años”, dijo.

Está soltero
Vadhir Derbez aseguró que su corazón no tiene dueña.
“Mi novia es mi trabajo, es mi nuevo sencillo también, entonces estoy en eso, y encantado de estar tan ocupado con mis trabajos”, señaló.
“No tengo tanto tiempo de estar buscando el amor, por ahora”.
El hijo de Eugenio Derbez participa en la cinta Dulce Familia dando vida a Beto, un personaje que representó un reto para él.
De entrada tuvo que subir de peso y además raparse.
“Aumenté como 15 kilos, fueron 15 sabrosos kilos”, comentó sonriendo.