Dejó su legado en Córdoba

Alán García
El Mundo de Córdoba

Tras el fallecimiento del pintor, escultor y muralista, Teodoro Cano García, el presidente de fundación ESBAO, Pablo Martínez, reconoció el legado que dejó el papantleco, siendo un ícono para Córdoba y los estudiantes al plasmar una de sus tantas obras aquí en el auditorio Dr. Manuel Suárez: se trata de un mural que data de 1974 y fue restaurado bajo su supervisión en el 2005.
“Estamos preocupados en su conservación, incluso el año pasado hubo un reconocimiento en la ciudad de Xalapa para el maestro Teodoro Cano y estábamos apenas por darle el reconocimiento que él se merece aquí en el auditorio”, acotó.
El mural muestra el arte abstracto de la pintura basada en cuatro segmentos, desde la era prehispánica, La Conquista y la época moderna, en la que Cano García plasmó acontecimientos como la comunicación del hombre con sus dioses y lugares representativos como la pirámide de El Tajín, serpientes y en la parte central al doctor Manuel Suárez junto a un estudiante, como impulsor de la educación en la ciudad.
Por su parte, Sergio Castillo Vallejo, encargado del mantenimiento del auditorio, resaltó la colaboración que tuvo con el pintor Teodoro Cano, a quien le dejo el mensaje y significado de la obra para difundirlo.
“Con la remodelación del teatro lo conocí nuevamente porque yo estuve en contacto él aquí, de alguna manera me mencionó cuál era mensaje que quería darle a la humanidad, la historia, a la escuela y a la ciudad entera el proyecto que él tenía”, dijo Castillo.
Pablo Martínez dijo que el mural no ha recibido limpieza adecuada, pues esperaban la llegada del pintor para supervisar por tercera vez su obra de más de ocho metros de largo por unos cuatro de alto.