Líder de la duela

Gabriel Quintana
El Mundo de Córdoba

Hablar de Solano como lo apodan en el barrio de Santa Margarita, es hablar de un joven que combina el estudio, el trabajo y el deporte de sus amores en este el baloncesto, el cual le ha brindado grandes momentos a lo largo de su vida y ahora espera seguir triunfando en el denominado ‘deporte ráfaga’.
“En mi barrio me conocen como Solano. Es mi primer apellido y creo que me agrada que me nombren así a que me dijeran con otro apodo. Comencé no tan chico, recuerdo que ya tenía como 10 años, mi primer acercamiento con el balón fue allá en mi pueblo en Zongolica de donde soy originario, y ya sabes era de los primeros en levantar la mano para participar en las retas que se iban armando”.
“Luego me fui adentrando más y más al baloncesto hasta que no dude y me inscribí en un club que se llama Halcones de Zongolica. Como todo chavo entré con muchas ganas, me fui formando y de alguna manera ya no sólo era un pasatiempo si no me tomaba en serio los entrenamientos. Me mantuve durante muchos años en el club, hasta que decidí venir a estudiar a Córdoba”.
Indicó Horacio Solano quien se desempeña como base en el Club Cafetaleros de Córdoba, siendo esta la posición que más domina y en la que sus entrenadores han logrado sacarle mayor provecho. Pero el camino no fue fácil para Solano quien continuó con sus estudios pero ya no tenía con quien entrenarse.
“Yo siempre supe que el estudio era muy importante. Pero también era muy importante para mi seguir jugando al baloncesto. Un día pasaba por estas canchas (El Mexicano) y note que algunos chavos estaban entrenando, hasta que hablé con el entrenador Guillermo Medina quien me dio la oportunidad de seguir entrenando ahora aquí en Córdoba pero con el Club Cafetaleros y afortunadamente ya llevo mas de dos años con el equipo”.
Para el jugador que es originario de Zongolica, el pertenecer a este club ha sido una de sus decisiones más acertadas, ya que expresó que lejos de ser tan sólo un lugar donde entrenen y compitan el fin de semana; se han convertido sus compañeros y los entrenadores Alejandra Acosta y Guillermo Medina en su segunda familia.
Además de observar que es él uno de los integrantes mas veteranos del club, pero al mismo tiempo le alienta el observar que ya viene pisando muy fuerte la nueva generación de jugadores.

Talento
Pero su habilidad al momento de conducir el balón es sin duda una de sus principales armas, ya que a pesar de no ser un jugador tan alto, compensa este aspecto con la visión que posee al momento de armar las jugadas para su equipo o bien cuando encara a sus rivales a los que comúnmente les rompe la cintura. Además Horacio en su momento ha sido mesero, árbitro y tiene como principal misión terminar una carrera universitaria.