Alega INM agresión de grupo migrante

Foto EFE

Agencia Reforma

Pijijiapan, Chiapas.- El Instituto Nacional de Migración (INM) argumentó una agresión contra su personal para detener a cientos de migrantes en Pijijiapan, Chiapas.

En una tarjeta informativa, indicó que su personal llevó a cabo un procedimiento de revisión migratoria a un grupo de personas.

Ante esto, indicó, los indocumentados iniciaron una “agresión”.

Ayer, elementos del INM y de la Policía Federal detuvieron a 367 migrantes.

Los integrantes de esta caravana, integrada por unos unos tres mil centroamericanos y cubanos, fueron detenidos a la altura de la caseta de migración de Echegaray, a siete kilómetros de la cabecera municipal de Pijijiapan, cuando caminaban por la carretera costera.

Los migrantes habían pasado dos días en el municipio de Mapastepec y su siguiente parada era Pijijiapan.

Según la agencia AP, fueron dos operaciones que implementaron las autoridades después del mediodía.

Hombres, mujeres y niños fueron tomados por la fuerza y subidos en contra de su voluntad a 10 vehículos oficiales.

Las mujeres y niños lloraban y gritaban desde dentro de los autobuses. Atrás dejaron ropa, zapatos, maletas y carriolas de bebé.

Kevin Escobar, un hondureño de 27 años, desafió a las autoridades migratorias junto a 500 migrantes más; optaron por defenderse lanzando palos y piedras.

“¿Por qué me quieres detener?”, cuestionó Kevin.

Algunos migrantes lograron escaparse corriendo al monte; cruzaron a una propiedad privada donde los agentes del INM no ingresaron.

La estrategia de las autoridades para detener el paso de la caravana fue obligar a los grupos que estaban separados a descansar después de caminar por alrededor de siete horas, pero cuando esas personas se iban reuniendo para recuperar su caminata, los agentes aprovecharon para detenerlos.

Las autoridades se dividieron en dos grupos, uno en la retaguardia del contingente y otro al inicio, para coparlos. También había personas vestidas de civil participando en el operativo.

Los indocumentados fueron trasladados a la estación migratoria Siglo 21 de Tapachula y otros a la Feria Mesoamericana que está habilitada como albergue.

En el segundo operativo, los migrantes, que ya se habían percatado de la acción de las autoridades, caminaron en bloque y optaron por armarse de palos y piedras para defenderse aunque no llegaron a lanzarlas.

A la distancia, personal de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos observaban los operativos.

“Estamos documentando las cosas, nosotros no podemos decirle a la autoridad migratoria la función que tenga que hacer, pero sí estamos documentando y lo vamos a investigar”, dijo Jesús Salvador Quintana, director general de la Quinta Visitaduría de la CNDH.