Una fiesta de terror

AVC Noticias

Minatitlán.- “Fue una rociadera, estaban muertos y les seguían dando. Al bebé lo siguieron rematando, lo tenía la mamá cargando”, relató una de las sobrevivientes al ataque armado que cobró la vida de 14 personas la noche del viernes en Minatitlán.

La mujer explicó que el festejo fue con motivo del cumpleaños de una de sus familiares y por ello hubo un tecladista y la tradicional cochinita para los invitados.

La celebración empezó por la tarde y caída la noche, todos estaban “ambientados”, sin embargo, a medio convivio llegaron cuando menos cinco sicarios con armas largas y los sometieron.

“A los que estaban agachados les decían que no los miraran, creo que andaban buscando a los hombres y ya te hacían voltearte con el arma en la espalda y la cabeza. Eran armas largas, no eran pistolas, eran armas largas. Eran bastantes, como seis o cinco”, narró la mujer.

A las afueras de la palapa donde ocurrieron los hechos, la joven mujer dijo que perdió a su hermano.

Rezos
Otra mujer contó que cuando llegaron los asesinos se encomendó a Dios y pidió perdón.“Yo estaba ahí y el hombre me apuntó y yo dije Dios, en tus manos encomiendo mi espíritu y perdóname por tu sangre preciosa, la sangre de Cristo tiene poder”, manifestó.

De acuerdo a los datos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), los hechos ocurrieron en la calle Leona Vicario, de la colonia Obrera, cuando sujetos arribaron al lugar preguntando por una persona conocida como “El Beky”, momento en que realizaron las detonaciones, privando de la vida a siete hombres, cinco mujeres y un menor, y dejando lesionados a tres hombres y una mujer.

De acuerdo con los primeros reportes obtenidos por la Policía Estatal, “El Beky” es señalado como propietario de un bar ubicado en el municipio de Minatitlán.

Los delincuentes irrumpieron en el festejo y mataron a siete hombres, cinco mujeres y un bebé de apenas un año. Además, lesionaron a otras cuatro personas que fueron trasladadas a un hospital y una de ellas murió minutos más tarde.

“Éstos son hechos aislados”, respondió el jefe de la Policía Municipal en Minatitlán, Manuel Guzmán Susunaga sobre el asesinato de 14 personas durante una fiesta.

El funcionario trató de evadir a los reporteros que lo abordaron al salir del palapa donde ocurrieron los hechos.

“Se ha hecho mucho en prevención, ésta es una situación fuera de lo común”, fue otra de sus declaraciones.

Guzmán Susunaga huyó de los periodistas e incluso, trató de subirse a dos de las patrullas de la Policía Municipal, pero ambas unidades estaban cerradas.