La educación y sus fases (1)

Dr. Fausto Morfín Herrera

Educación proviene del latín “Educhere” (Morfín, 2012) que significa obtener lo mejor de dentro, lo que implica ayudar a relucir los talentos de los colegiales que tenemos a nuestro cargo, y si entre esos talentos se encuentra ser un amante de la naturaleza, es decir, relacionado con biología o ecología, se podrá obtener un resultado positivo de alguno de ellos, puesto que implica una conciencia ecológica.
Por lo tanto, es importante desarrollar en los alumnos las habilidades del pensamiento, que se realizan de forma implícita en los temas de planes y programas de estudio; por medio de un currículo planteado de acuerdo con (Rodríguez, 2006, p. 71). Es un proceso formativo de investigación, participativo, interdisciplinario, que recoge al estudiante, su contexto y la relación entre el estudiante y su contexto, para el mejor aprendizaje de un saber y de manera integrada para llevar a cabo la formación de un profesional que responda a las exigencias y necesidades del contexto.
En palabras resumidas del autor, es una hipótesis de trabajo que permite orientar la formación de un individuo a lo largo de un nivel determinado o una carrera en un área de conocimiento, es decir una concepción con una aplicación. Desde luego es importante la participación de diferentes especialistas (sociólogos, pedagogos, maestros, filósofos, etc.) y de esta forma se realice un trabajo interdisciplinario.

Diseño curricular
Un diseño curricular debe considerar el impacto en el medio socio-económico y cultural en el cual le corresponde actuar; así que no es únicamente en lo practico-informativo si no un desarrollo centrado en lo conceptual-formativo.
Los tipos de currículo según Casarini (1999) se clasifican en formal, real y oculto: En el currículo formal se establecen los planes y programas nacionales, en este caso de la república mexicana la Secretaria de Educación Pública (SEP) es quien los establece, así que tiene la responsabilidad de la educación centralizada.
En el currículo real está la puesta en práctica de los temas que rigen los planes programas, es decir la planificación y ejecución de las actividades. Finalmente, en el currículo oculto se encuentra lo implícito, las acciones que se adapten a la relación entre el estudiante y el contexto.
De acuerdo con Rodríguez (2006) los elementos del currículo son objetivos y logros, actividades y mediaciones, experiencias y competencias. Por otro lado Díaz Barriga menciona que el currículo tiene tres dimensiones fundamentales: el diseño curricular, el desarrollo curricular y la evaluación curricular.
Ahora bien, se bebe valorar las necesidades calidad educativa para todos, ofrecer respuestas válidas y viables a las necesidades contextualizadas en el mundo, para su vida y su sociedad, debe ser accesible y universal para toda la población estudiantil, responder a las evaluaciones internaciones por ejemplo PISA, decisiones políticas y técnicas que se adopten a la mejora de la educación considerar la realidad pluricultural, educación inclusiva, sea un hecho cierto no sólo una enuncia teórica.

Fases del proceso curricular
El currículo incluye fases, las cuales orientan la formación del currículo, de acuerdo con Aranda y Salgado (2005) las fases son de: planeación, operación y evaluación. En al primera se establecen objetivos, tener una visión educativa, definir el perfil de egreso y la misión del currículo; en la segunda fase se ejecuta el diseño curricular con acciones y proyectos estratégicos para una formación genérica, y finalmente la tercera fase, en donde se analizan las acciones, una matriz de impacto, para valorar los objetivos.

Cosmovisión ancestral del medio ambiente
Dada esta situación es conveniente iniciar desde la cultura y cosmovisión desde tiempos ancestrales, con la idea de brindar un panorama amplio, por lo tanto, se sabe que en nuestro país existieron culturas en las que les rendían honor al medio ambiente o naturaleza, entre las cuales destacan las danzas rituales con raíces prehispánicas de los mayas, aztecas, totonacos, entre otros, quienes de alguna manera veneraban cada uno de los elementos sustanciales en su vida, es decir, el agua y el suelo para sus cosechas y los animales.
Actualmente se ha notado que las lluvias son escasas en algunos sitios, además de que la contaminación ha generado un desequilibrio en las estaciones del año, ya no hay más Tláloc, sino hay más desinterés y falta de conciencia ecológica, sin las lluvias las tierras no se nutren completamente, pues aparte de la luz solar, es necesario el proceso de la fotosíntesis con ayuda de la magnífica agua.

 

 

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz.