Cambia hábitos el 61% por violencia

Jessica Ignot
El Mundo de Orizaba

Debido al crecimiento de actos violentos como homicidios, secuestros, asaltos y balaceras en la región, los ciudadanos se han visto obligados a modificar sus hábitos para evitar ser víctimas de estos hechos de inseguridad.
La gente está empezando a vivir con un perfil bajo para evitar ser secuestrado, explica el abogado Juan Oropeza, presidente del Colegio de Abogados de Orizaba-Altas Montañas, y esto se traduce en ya no “presumir” lo que tienen, al estar más expuestos.
Entre algunas medidas está el no salir después de las 10 de la noche, no cargar mucho dinero en efectivo, evitar el uso de joyas de oro, si acuden al banco lo hacen acompañados y en horarios donde haya más concurrencia, entre otros.
De acuerdo al Inegi, el 61.4 por ciento de la población en México modificó sus hábitos respecto a “llevar cosas de valor como joyas, dinero o tarjetas de crédito”, por temor a sufrir algún delito.
Mientras que el 56.2 por ciento reconoció haber cambiado hábitos respecto a “permitir que sus hijos menores salgan de su vivienda”; 53.2 por ciento cambió rutinas en cuanto a “caminar por los alrededores de su vivienda, pasadas las ocho de la noche” y 34.6 por ciento cambió rutinas relacionadas con “visitar parientes o amigos”.
Por otra parte, al menos el 50 por ciento de los taxistas han dejado de trabajar de noche por el riesgo que implica ser asaltados, que les roben su unidad, ser secuestrados o ejecutados, señaló el líder de taxitas Jairo Guarneros Sosa, del Grupo Regional Independiente de Taxistas de Orizaba.