Se reportan 72 municipios con sequía en Veracruz 

Foto: AVC

Agencia AVC

Xalapa, Ver.- Temperaturas por arriba de los 40 grados, ríos con caudales con déficit de hasta 50 por ciento en sus niveles, granizadas tardías y sequía en al menos la mitad de los municipios, son algunas de las consecuencias que enfrenta Veracruz por el calentamiento global.

Recién iniciada la primavera, en el estado ya se reportan 72 municipios con sequía que va desde moderada a severa, generada por la falta de lluvias y altas temperaturas.

La jefa de Hidrometeorología del Organismo Cuenca Golfo de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Jessica Luna Lagunes, advirtió que en menos de 15 días, la entidad pasó de tener 67 municipios con sequía, a 72.

De esa cifra, 47 enfrentan los efectos de una sequía severa, que impacta directamente en los tandeos de agua, agricultura y uso del líquido para la vida cotidiana.

“Aumentaron 16 municipios en cuanto a sequía severa, anteriormente teníamos 31 y ahora 47”.

Entre los municipios más afectados con la sequía se encuentran Tuxpan, Cazones, Tecolutla, Coatzacoalcos, Acayucan, Alvarado, Benito Juárez, Catemaco, Ángel R. Cabada, Espinal, Las Choapas, Minatitlán, Moloacán, Agua Dulce, Soteapan, Soconusco, Saltabarranca, Papantla, entre otros.
Y los pronósticos indican que los días que restan de abril y mayo tendrán condiciones de déficit de lluvias, por lo que urgió a tomar las medidas pertinentes en sectores como el energético, la agricultura, ganadería, e incluso el turismo.

Ríos empiezan a descender

La falta de lluvias en la entidad ha provocado que poco a poco los caudales de los ríos comiencen a descender, lo cual se agravará durante el mes de mayo.

La hidrometeoróloga Jessica Luna Lagunes advirtió que en algunas zonas de la entidad el déficit de lluvias llega a ser de hasta el 100 por ciento, lo cual augura meses próximos complejos.

El mayor descenso del que se tiene reporte en lo que va del año se registra en el río Cazones, en las localidades de Manuel Ávila Camacho y Poza Rica, en donde el nivel se encuentra 40 y hasta 60 centímetros por debajo de su media.

No obstante, este no es el único afluente que resiente la falta de lluvias, ya que en el Actopan se registra un déficit de 15 a 28 centímetros; en el río Tesechoacán, a la altura de José Azueta, se tiene un descenso de hasta 70 centímetros en su caudal.

“A pesar de que presentan este descenso, enero, febrero y marzo el descenso no ha sido tan marcado, sino que ha ido muy lentamente bajando. No se han visto ríos muy secos, pero siguen en descenso pero sin presentar algún situación muy grave”.

Incrementan temperaturas

Los problemas para el estado aumentan porque a la par del descenso en los ríos, también hay un incremento en las temperaturas, que en algunos sitios superan los 40 grados.

El ejemplo más reciente es que la temperatura más alta en Veracruz se registró en Tempoal, en donde el termómetro llegó a los 45.3 grados Celsius.

En Pánuco también se resiente el calor con 44.1 grados como temperatura máxima; le siguen El Higo (también en Pánuco) con récord de 43.7 grados.

La situación es la misma en todo el estado, pues en Platón Sánchez ya se registraron 43.1 grados y en el sur, en zonas como Coatzacoalcos y Minatitlán el termómetro ha superado os 40 grados.

Incluso en regiones montañosas la temperatura se ha incrementado pues el registro más alto durante abril es de 32.6 grados.

En esta zona, expertos han señalado durante años la pérdida del bosque de niebla.

Actualmente, según datos del Instituto de Ecología (Inecol) queda menos del 1 por ciento de lo que alguna vez fue un bosque de niebla frondoso; con su pérdida también se ha generado el aumento en las temperaturas.

El niño y sus efectos en Veracruz

Para Federico Acevedo Rosas, los efectos del cambio climático se viven muy de cerca porque incluso los pronósticos han variado tanto que no pueden hacerse con mucho tiempo de anticipación.

No obstante, el especialista advierte que cada vez aumentan las condiciones para fenómenos “raros”.

“Esto es parte de los efectos globales del calentamiento global, las condiciones ambientales son cada vez más complejas, se presentan fenómenos más raros”.

Puso como ejemplo el efecto del cambio climático en las granizadas, que este año “llegaron tarde” y moderadas.

“Hubo frentes fríos pero no es indicativo de que el país haya estado frío, todo lo contrario, fue un invierno y primavera más cálido de lo normal. Se atrasaron las granizadas porque solo ha habido un periodo pero debieron presentarse desde marzo, la situación es rara por decirlo así, es compleja”.

Y agrega que la presencia del fenómeno de “El Niño” pone en alerta a las autorizadas debido a que aunque actualmente se pronostica como “leve”, si aumenta esta anomalía, las condiciones de sequía también aumentarán.

“Cada año va a ser distinto. El estado tiene muchos municipios con sequía para esta época del año, tomando en cuenta que falta gran parte de abril y mayo. El Niño en condiciones leves podría generar lluvias pero si aumenta podría implicar mayores incendios forestales”.

Recordó que los efectos de este fenómeno han provocado que los últimos cuatro años se hayan registrado como los más calientes en la historia.

Incendios se disparan

La falta de lluvias y los efectos de la sequía generan que en el estado haya más combustible que pueda generar incendios forestales que son difíciles de controlar.

Hasta ahora en Veracruz se han registrado 106 incendios forestales, según datos proporcionados por el suplente legal de la Comisión Nacional Forestal, Héctor Mota Velasco.

Esto significa una afectación de mil 974 hectáreas y con ello, Veracruz se ubica en el lugar número 10 a nivel nacional por número de incendios y en el noveno por superficie afectada.

Las regiones con mayor incidencia de conflagraciones son en el Cofre y Valle de Perote con 70 incendios y mil 388 hectáreas, seguido del Pico de Orizaba-Sierra de Zongolica con 29 incendios y 373 hectáreas afectadas.

Respecto a las causas que han dado origen a los siniestros por orden de importancia están las fogatas, las actividades agrícolas, los fumadores y las causas intencionales principalmente.

Reservatorios de agua en riesgo por incendios

A mayor calor, mayor combustible y un incremento en las posibilidades de que la entidad registre incendios forestales como el ocurrido recientemente en la reserva ecológica de San Juan del Monte en las Vigas de Ramírez, que afectó a más de 800 hectáreas de bosque.

Esta es una de las fuentes de abastecimiento de agua para municipios cercanos como Xalapa, cuyos problemas de estiaje se resienten más con cada año que pasa.

En esa reserva no solo el incendio provocó un daño irreparable, también los aprovechamientos forestales ilegales que se han hecho durante los últimos 12 años.

Con menos cobertura forestal los acuíferos también disminuyen sus aguas y por tanto la afectación al ambiente y a las poblaciones que dependen de estos también se incrementan.

Esto ha llevado a las autoridades municipales a intensificar su programa de tandeos, pues tan solo en Xalapa se tuvo que implementar el programa de “tandeos permanentes”.

Anteriormente, a partir del mes de abril se aplicaba este programa que consiste en dotar del suministro de este líquido a las colonias por sectores, de manera que por cada dos días con el servicio, habría uno sin agua.

No obstante, desde finales del año pasado el Ayuntamiento de Xalapa informó que se harían tandeos programados para aminorar los efectos del estiaje.

Xalapeños enfrentan estiaje

El programa de tandeos ha generado molestias entre la población que denuncia la violación a los acuerdos que genera la autoridad municipal, ya que en algunas colonias se quedan sin agua hasta por cuatro días.

Uno de estos ejemplos es el que ocurre en la colonia El Olmo, en donde los vecinos constantemente se quejan porque la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento (CMAS) los castiga dejándolos sin el líquido por varios días.

Marisa Antonia Aguilar narró que cada año el estiaje es más severo y con ellos las familias tienen que recurrir a captar agua durante los días en que sí tienen servicio.

“Uno se va a enterando porque lo suben a redes, pero qué triste que empiecen los tandeos, ojalá se cumpliera con la relación porque nunca los respetan. Hemos pasado años en los que os dejan hasta cuatro días sin agua”.

La solución para quienes no tienen aljibe es llenar hasta la última cubeta y hasta tupper disponible, porque no se sabe cuánto tiempo se prolongue el tandeo.

“Hay que llenar cubetas, tambos y lo que se pueda, el chiste es tener agua pero no se cumple el calendario. Nos dan pretextos y nos dicen que llega el agua en la noche, se llega la noche y la madrugada y la bendita agua no llega”.

La vecina dice que es un martirio vivir en esta zona durante la primavera porque además de las altas temperaturas, tienen que enfrentar la falta de agua y el mal servicio que brindan las pipas que contrata el Ayuntamiento como una solución a la falta de líquido.

“Los señores de las pipas traen el agua pero quieren que uno se suba a los tinacos, yo soy una adulta mayor y no puedo hacerlo, cómo me voy a trepar. Hay que andar molestando a los vecinos para ver si nos ayudan a subirse para poder llenar los tinacos, es un verdadero martirio pero qué tal a la hora de cobrar, ahí sí cobran”.

Pero el problema no es “temporal” ya que desde hace varios años los tandeos ahora se extienden y sin aviso las autoridades dejan a la población un día sí y al otro también sin agua.

“Hay veces que no estamos en época de tandeo y sin embargo no tenemos agua, el porqué no sabemos, lo reportamos y nos dicen que están lavando los tanques, que están arreglando algo, pero por donde ellos viven, donde viven los jefes siempre tienen agua, amolado los de junto”.

Ante esto, los efectos del cambio climático o calentamiento global no se vislumbra que disminuyan pues por el contrario, a nivel internacional los países han firmado convenios para lograr disminuir la huella del hombre y con ello evitar que las temperaturas de los océanos continúen incrementándose.