El Hijo Prodigo

A Manera de Comentario
Tomás Setién Fernández

Retorno casi bíblico de Miguel Layún Prado a pocos kilómetros del lugar de su nacimiento, de esa Córdoba que de manera orgullosa saluda a uno de sus hijos predilectos del deporte, retornando al puerto de Veracruz, ahora envestido con la casaca del poderoso equipo de los Rayados del Monterrey, en lo que parece ser una simple cascarita para los regios, en su visita al cuadro fuertemente castigado por los goles, y por el propio destino, de los Tiburones Rojos del Veracruz.
Recuerdos disímbolos los de Miguel contemplando las playas jarochas, en estos momentos atestada de turistas, que planean darse los tres golpes sobre el pecho a la orilla de la mar, y no frente a los altares erigidos a Dios, por un lado los funestos, cuando descendió con los rojiazules, luego de aquella pela dada por los Pumas de cuatro tantos por dos, para luego proceder a levantarse de la lona, al lado del que fue su entrenador Miguel Herrera, demostrando tanto el cordobés como el director técnico, sus reales valores en si mismos, tras la señal que la verdadera medida de los seres humanos se lleva al cabo, cuando son capaces de encontrar revanchas soñadas y apetecidas, para finalmente lograr el triunfo, antes del conteo número diez del propio destino.
Layún Prado tan se levanto, que en estos momentos es un jugador clave tanto en el Monterrey como en la propia Selección Mexicana de Futbol (dos Mundiales consecutivos), luego de sus largos periplos por el balompié europeo, tocando puntos tan importantes como Italia, Inglaterra, Portugal y España, enterrando su sable a la manera del propio Rey Arturo en el centro mismo de una legendaria roca.
Hoy sin ninguna clase de andrajos. ni remordimientos de conciencia, como aquel Hijo Prodigo dentro de una de las parábolas que el propio Jesús expresaba, siendo la clave de estas, el recobre de algo perdido que podía ser una oveja, una moneda o un hijo, Miguel estará de nueva cuenta en territorio veracruzano desde hoy por la noche, cuando arribe el equipo regiomontano al aeropuerto de Veracruz.
Por lo cual ya nos imaginamos que será el jugador más buscado por los fanáticos jarochos, que por la noche del Viernes Santo, se olvidaran un poco de los martirios de los propios Tiburones Rojos para contemplar en la cancha del Luis Pirata De La Fuente, a uno de los equipos mas completos del futbol mexicano rentado, el propio Monterrey, con una figura muy querida para ellos.
Y si existió un pecado de Layún en aquel descenso, hoy el Veracruz sufriendo otro, que puede ser excusado en base a millones de pesos constantes y sonantes, el alma, y sobre todo las extremidades inferiores de Layún Prado se muestran totalmente purificadas, por lo cual no hay necesidad de hundir las rodillas en la arena, sino de extender los brazos hacia el cielo, diciendo -soy un estelar eterno-.
Bienvenido Miguel, y a recordar la Copa Pelé, todo gran historia tiene su principio, y la tuya comenzó en el Casino Español.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz