Arrestan a sospechosos por crimen de periodista deportivo en Sinaloa

Omar Iván participaba en Noticieros Altavoz de Chávez Radiocast, y tenía su página de información deportiva Évora Sport. Foto Especial

EFE

Sinaloa.- Agentes policiales de Sinaloa arrestaron a un hombre y una mujer como sospechosos del asesinato del periodista deportivo Omar Iván Camacho, ocurrido en marzo pasado, y los detenidos ya fueron vinculados a proceso penal, informaron este miércoles fuentes de la Fiscalía estatal.

Los sospechosos comparecieron en el Centro de Justicia Penal del municipio de Angostura ante un juez, que dictó su sometimiento a juicio como presuntos responsables del homicidio cometido contra Camacho.

La audiencia se realizó a puerta cerrada por solicitud de la defensa, indicaron las fuentes a Efe.

Hasta ahora no ha trascendido el presunto motivo de los acusados para cometer el crimen.

En tanto, fuentes periodísticas indicaron que la detención se efectuó el martes, y que los sospechosos son una mujer de 45 años y un varón de 19, al parecer yerno de ella.

Camacho, de 35 años, fue asesinado en el municipio de Salvador Alvarado, Sinaloa. Su cuerpo fue hallado el 24 de marzo bajo un puente y evidenciaba signos de violencia.

De acuerdo con medios locales, el periodista -que trabajaba en radio y lideraba un pequeño medio digital– volvía de la transmisión en vivo de un partido de beisbol en la ciudad de Guamúchil cuando se le perdió la pista hasta que fue encontrado su cadáver.

La necropsia indicó un traumatismo craneoencefálico como causa de muerte.

Al menos siete periodistas han sido asesinados durante la Administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien asumió el poder el pasado 1 de diciembre.

Durante el pasado sexenio del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) se produjeron 47 asesinatos de periodistas en México, de los cuales 9 ocurrieron en 2018.

La organización Reporteros Sin Fronteras Según sostiene que México es actualmente el país más peligroso en América Latina para ejercer el periodismo.

Además está catalogado entre los países más peligrosos para esta labor al ocupar el lugar 147 de 180 naciones en cuanto a asesinatos de periodistas, una categoría similar a la que tienen países como Afganistán, Yemen y Siria.