Quedaron a deber

Agencia Reforma

En el Clásico Joven sólo faltó el gol. América y Cruz Azul empataron 0-0 en un intenso duelo en el Estadio Azteca, con llegadas por ambos lados, en donde el árbitro Marco Antonio Ortiz causó polémica.
Primero fue un gol anulado a Andrés Ibargüen por ayudarse con la mano; después no marcó un supuesto penal a favor de Cruz Azul cuando una pelota pegó en el brazo de Emanuel Aguilera.
América fue más incisivo en el primer tiempo, con más intención de buscar el gol y para la parte complementaria La Máquina emparejó la balanza, incluso con un balón al poste tras un tiro del mediodampista Roberto Alvarado.
Con este resultado ambos equipos se mantienen en zona de Liguilla, a falta de tres jornadas para que termine la fase regular del Clausura 2019.
La presión visitante creció al grado que el silbante tuvo que hacer uso del Video Asistente Arbitral (VAR) para verificar una mano del argentino Emmanuel Aguilera, la cual no concedió como penal debido a que el balón primero pegó en la pierna.
América se sacudió la presión, comenzó a tener más tiempo el esférico y tuvo la más clara del juego al minuto 60, en un centro por derecha al área que le quedó al colombiano Uribe, quien sacó un disparo cruzado que el arquero Jesús Corona tapó con un gran lance para evitar la caída de su marco.
El juego cayó en el limbo, estaba para cualquiera de los dos y el argentino Caraglio estuvo cerca de inclinarlo a favor de su equipo al minuto 75, en un mano a mano con su compatriota Marchesín que achicó muy bien para tapar con el cuerpo.
Ambos buscaron en la recta final el gol de la diferencia, sin embargo, no pudieron hacerse daño, para firmar un empate que no los beneficia en nada en su lucha por llegar a la pelea por el título.