La Generación X

DR. Fausto de Jésus Morfín Herrera

SEGUNDA PARTE

Durante nuestra infancia la cantidad de divorcios aumentó más de 50%. ¿Eso qué implica? ¿Confianza? Éramos niños que teníamos la llave de la puerta de casa desde chiquitos; éramos hijos en hogares uniparentales. Por primera vez dejaba de existir la idea de dos padres, dos hijos, un perro, un gato y una cerca blanca rodeando el jardín. Teníamos que arreglarnos solos“.
Y tiene toda la razón. Estos jóvenes se han enfrentado a duros retos. En ellos se han resquebrajado muchos paradigmas y valores morales. Como dice esta joven, fueron criados en un mundo decadente, escuchando frases inquietantes como: ”Si comen tostadas van a tener cáncer“, o ”diviértanse en la playa, pero cuiden de no pisar ninguna aguja“. Crecían mientras en todas partes dañábamos el medio ambiente. Y durante la década del ‘70 y principios de la del ‘80 la gente, de pronto, comenzó a darse cuenta. Pero aún no había soluciones. Ese enorme agujero en la capa de ozono nos iba a provocar cáncer de piel, pero aún no teníamos protector solar factor 30. Y ellos se preguntaban ”¿qué vamos a hacer?“.
También se criaron con la amenaza de la muerte. Una amenaza que no estaba en la posibilidad de una guerra mundial, sino que estaba en la casa del vecino, en la calle, en la escuela. Y los mayores decían: ”Digan siempre no a un extraño“; ”cuidado con las relaciones sexuales, porque el embarazo no es el único peligro, también está la muerte“; ”cuidado al cruzar la calle, miren antes a izquierda y derecha, pues un auto puede pasar a toda velocidad y aplastarlos“, o ”cuidado al caminar por ciertos lugares, porque los puede matar una bala perdida“. Las escuelas tampoco eran ya lugares seguros. De manera que la amenaza de muerte estaba mucho más cerca que antes.
Cuando todos nos criticaban por no interesarnos en lo que estaba pasando en el mundo, era sólo porque estábamos muy ocupados tratando de manejar todos nuestros miedos, sentencia Kirstie Doig.
También crecieron en la década del ‘80, una década de codicia y ambición. ”Nos enseñaron que debíamos querer tener ese Porsche rojo que nos llevara a nuestra mansión, elegantemente enfundados en un traje de Armani. Cuando llegamos a la década del 90 e intentamos conseguir nuestro primer empleo, adivinen qué pasaba: había recesión; no se podía tener ninguna de esas cosas que nos habían enseñado que deberíamos esforzarnos por conseguir“, advierte Doig.
Es una generación que bajó mucho en su rendimiento escolar. Dice Doig, ”Parecíamos una generación de burros“. Quizá, la razón estriba, en que estos jóvenes estaban más preocupados en resolver sus miedos y angustias que en las matemáticas, sin padres en casa para darles tranquilidad y apoyarlos en sus tareas académicas.
En cuanto a la Generación del Milenio, al definir a sus integrantes como a la generación que nació durante, o luego de 1982, Strauss los considera la más numerosa, la más rica, la mejor educada y la más étnicamente diversa de las generaciones. También fueron entrenados para ser actores y para alcanzar sus metaza. Aunque es una generación en construcción, habrá que seguirle las pistas; saber cuáles son sus íconos, sus hábitos y sus propuestas. Tal vez los Backstreet Boys, ya no sean sus ídolos.

[email protected]

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz.