Contamina el río rastro de Nogales

Yamilet Gámez
El Mundo de Orizaba

En los límites entre Nogales y Huiloapan, el río Blanco se convierte en rojo debido a que el rastro de Nogales descarga su drenaje en el afluente vísceras, excrementos y otros desechos que por años lo han contaminado.
Las jornadas de limpieza sobre el río emprendidas por voluntarios, evidenciaron la contaminación que está originando el rastro, misma que los vecinos ya han reportado pero que hasta el momento no cesa.
Vecinos aseguran que dejaron de reportar en pasadas administraciones la contaminación que trae el rastro al río por temor a represalias, pues de forma anónima han recibido amenazas y por su seguridad abandonaron el tema; “en administraciones pasadas fuimos al Palacio de Nogales pero nunca hicieron algo y en Huiloapan nos dijeron que no les compete”, agregó una vecina que omitió su nombre.
En la jornada de limpieza que se realizó el pasado sábado, voluntarios y autoridades fueron testigos de la contaminación al río, por las calles de Marte y Luna, y del lado de Huiloapan entre las calles de Aquiles Serdán y Emilio Carranza, sobre la ribera del río Blanco.
“Los desechos del rastro que se encuentra del otro lado siguen siendo tirados al río: sangre, vísceras, excremento y otras cosas salían de los tubos”, relataron ambientalistas voluntarios.
Desde su nacimiento en Acultzingo, el río Blanco, que atraviesa Nogales, Huiloapan, Ciudad Mendoza y Río Blanco, lleva en sus aguas aceites, detergentes, químicos, descargas sanitarias y desechos de rastros clandestinos.
Esto debido a que ninguna obra sanitaria de esa zona descarga en el Firiob: todo va directo y sin tratamiento al río.
En el recorrido de este grupo de voluntarios, han encontrado además toneladas de desechos de pet, llantas, plásticos, animales muertos, bolsas de basura. Y en Nogales, además de lo anterior, se han hallado restos de descargas sanitarias, de granjas y de rastros… como éste.

La Ley dice
La NOM-194-SSA1-2004, Productos y servicios. Especificaciones sanitarias en los establecimientos dedicados al sacrificio y faenado de animales para abasto, almacenamiento, transporte y expendio, señala:
6.4.4 Area de desangrado
i) Debe contar con instalaciones para el izado del animal y ser lo suficientemente amplias para facilitar las acciones del personal y el desangrado de los animales. La eliminación de sangre debe estar separada del drenaje general.