Critica Iglesia ‘doble discurso’ sobre Guardia


Jazmín Suazo
El Mundo de Córdoba

El Obispo Eduardo Patiño Leal hizo un llamado al Gobierno federal para no tener un doble discurso sobre lo que en verdad es la Guardia Nacional, pues considera que debe tener un enfoque civil y no militar como los recientes nombramientos que se dieron; que el titular agilice su retiro de la milicia, sin embargo, espera se sumen los esfuerzos y a la brevedad se apoye su llegada a la zona por los índices de inseguridad.
“Se extraña la presencia civil, sí bien se trata de ingresar todas las fuerzas tanto Ejército y la Marina, se esperaría que hubiera más presencia civil. Resulta un tanto extraño y no se acaba de entender sí el que va a coordinar todo es un general, se dice que está en proceso de retiro pero simplemente que ya lo haga y vuelva a la vida civil. Que no nos den doble discurso”, dijo en entrevista Monseñor.
Comentó que las fuerzas políticas, cuando se propusieron los cambios, aceptaron la Guardia Nacional con algún civil que lo encabezara, por lo que espera que pronto se reencauce o se consolide, dejando a un lado lo militar para enfocarse en lo civil, además que haya más claridad en los procesos.
Sobre el hecho de que Córdoba, Orizaba, Huatusco y Zongolica no están contempladas en las 46 zonas prioritarias para instalar los destacamentos de Guardia Nacional, dijo que es lamentable y que espera que a la brevedad se incluya la zona centro de Veracruz. “Lamentamos que esta zona centro no se haya reservado algún lugar porque desgraciadamente las estadísticas nos han ido poniendo en un foco de inseguridad y esperaríamos que también se tomará en cuenta para dar tranquilidad a los habitantes”.
Por otra parte, sobre el caso de los ex policías implicados en la desaparición y muerte del joven Juan Arturo Méndez Alcántara, en donde el juez Florencio Hernández Espinoza solicitó una fianza de 15 mil pesos para que continuaran su proceso en libertad, dijo que es extraño cuando el mismo viernes entró en vigor el artículo 19 donde califica a los delitos graves que merecen prisión preventiva oficiosa.
“Tiene la preocupación la familia de sentir inseguridad, son situaciones muy dolorosas y delicadas, y esa medida de dejar en libertad sin clarificar por qué, es lo que a la ciudadanía nos puede desconcertar. Aunque siempre está la presunción de inocencia hasta que se llegue a comprobar que fueron ellos los causantes del delito deberían ser sentenciados debidamente”.