Celebra Iglesia triunfo de Jesús

Adriana Estrada
El Mundo de Orizaba

El inicio solemne de la Semana Santa parte con el Domingo de Ramos, a través del de las Palmas y de la Pasión, de la entrada de Jesús a Jerusalén y la liturgia de la palabra que evoca la Pasión del Señor.
Marcos Palacios Cárdenas, párroco de la iglesia de Nuestra Señora del Carmen dijo que al Domingo de Ramos se le conoce porque es el día en que Jesús entró a la ciudad de Jerusalén y reconocido como un rey, donde las personas están emocionadas y como señal de bienvenida fue recibido con cantos y palma como signo de alegría por la entrada del rey.
Recordó que entró a Jerusalén en un burrito, de manera sencilla, sin alarde alguno, a diferencia de los grandes reyes de esa época que entran en caballos y acompañados de un gran ejército.
El Evangelio de San Mateo narra que la gente alfombraba el camino por el que pasaría Cristo y gritaba: “bendito el que viene como Rey en nombre del Señor. Paz en el cielo y gloria en lo alto”.
“Jesús es aclamado como rey, como aquel que viene en nombre del Señor, pero podemos distinguir dos grupos”, apuntó.
En este sentido dijo que el grupo de las personas que lo aclaman como Rey son aquellas que han sido curados; Jesús al entrar a Jerusalén va acompañado de todos aquellos que se encuentran en la Sagrada Escritura a los quecambió su vida, aquellos que los reconocen como rey.
Mientras que el otro grupo es indiferente. Lo miran como un extraño, aún no han tenido la experiencia en su vida con Jesús, por lo que no reconocen a Jesús como el rey.
El sacerdote refirió que está temporada, los ciudadanos pueden decidir de que grupo son, aquella que aclaman a Dios como rey y reconocen su actuar en su vida, o aquellos indiferentes que se mantienen al margen de Dios y se dedican a lo mundano.