América rompió su maldición

Tomás Setién Fernández
El Mundo de Córdoba

Todo el festín de la uva fermentada, la había libado el equipo azulcrema del América en territorio del Distrito Federal, logrando ahí sus primeros cinco títulos de Copa conquistados, inicialmente bajo el rubro de la Copa Presidencial en la cancha del estadio de Ciudad Universitaria, y otra más en el terreno todavía bello en aquella época del estadio Azteca, ya como Copa México.
Siendo el equipo de las Chivas el principal tributario, sucumbiendo dos veces ante los americanistas, primero en el año 53-54 en tanda de penales, completando el bicampeonato los azulcremas en el torneo siguiente venciendo 1-0.
Todavía en la cancha de CU América daría cuenta de los rayados del Monterrey seis goles por cinco, con aquella notable actuación del inolvidable Alfonso el Pescado Portugal anotando media docena de penales, despidiéndose de ahí luego de la goleada por cuatro tantos a cero sobre el Morelia, hecho que le dio su cuarto tarro de oro conseguido ya como Copa.
En el terreno del estadio Azteca el América conseguiría otro titulo copero, venciendo dos goles por uno al Cruz Azul cuando ya comenzaba a vislumbrarse una extraña y efectiva paternidad en aquella campaña del 73-74.
Y por fin fuera del Distrito Federal, el América demostró que el que es perico, con alas de águila, donde quiera es verde, venciendo a los Bravos casi indomables de Juárez.
Uniendo su nombre Miguel Herrera en los títulos de Copa del equipo América, más ganador en Ligas, más ganador en Copas, al de Octavio Vial y del argentino Alejandro Scopelli.