Atienden a 100 por tuberculosis

Jessica Ignot
El Mundo de Orizaba

En la Jurisdicción Sanitaria 7 se atienden anualmente a cerca de 100 pacientes con tuberculosis, revela la epidemióloga jurisdiccional Guadalupe Canales Freeman.
La especialista señaló que muchas veces se tiene tuberculosis y el paciente no lo sabe porque no ha acudido hacerse una detección. Es una enfermedad mortal si evoluciona y no tiene tratamiento. Se transmite a través de la saliva, es por ello que las personas deben cubrirse la boca al estornudar o toser.
La enfermedad cuenta con tres etapas y cuando se detecta en la primera es más fácil de curar.
La médico explicó que los más vulnerables son las personas diabéticas, con enfermedades del corazón, con desnutrición, mujeres embarazadas o personas con VIH, pues tienen bajas sus defensas y fácilmente podrían adquirir la tuberculosis.
Recomendó a toda persona que tenga tos más de 2 semanas, que acuda a la Jurisdicción Sanitaria número 7 a hacerse una prueba, la cual es gratuita. Si la prueba resulta positiva a tuberculosis se le otorgará el tratamiento totalmente gratis. De manera particular el tratamiento costaría 3 mil pesos tan sólo para dos meses, pero el tratamiento completo es de 6 meses ininterrumpidos.
“El tratamiento en médico particular es caro, pero nosotros le proporcionamos de manera gratuita durante los 6 meses”, comentó.
Es tratamiento es para personas que nunca han tenido tuberculosis; una persona que ya ha tenido la enfermedad y no termina el tratamiento se vuelve resistente al fármaco y requiere de otros medicamentos y de mayor tiempo.
Para los pacientes que tienen tuberculosis se aplica el TratamientoAcortado Estrictamente Supervisado (TAES) que consiste en vigilar diariamente al paciente para que se tome su medicamento.
Coordinación
en la atención
Explicó que existe una interrelación entre las instituciones de Salud pública para que puedan vigilar que el paciente se tome el tratamiento aún cuando no sea derechohabiente de estas, pues se busca que la persona lo concluya y tenga una efectividad del 100 por ciento.
“Si nosotros lo estamos atendiendo en el centro de Salud, pero él vive en la Colonia Abelardo L. Rodríguez o en Cerritos, pedimos apoyo a la clínica del seguro social para que sean ellos los que supervisen. O bien si el paciente vive por acá pero él se atiende en otra clínica del seguro social, nosotros le damos el apoyo para supervisarlo”, comentó.
Cuando un paciente está en tratamiento contra la tuberculosis, y por algún motivo tiene que cambiar su lugar de residencia, se le pide la nueva dirección y si le canaliza al centro de Salud o clínica del IMSS más cercana a su nuevo domicilio para que sea vigilado en la aplicación del tratamiento.
El médico o la enfermera tiene que estar supervisando que el paciente se tome diariamente su medicamento, pues el tratamiento es estrictamente supervisado.
Además se le da al paciente facilidades de horario para que acuda a la clínica o centro de salud en dónde están llevando la supervisión de su tratamiento, pues personalmente la enfermera les otorga el medicamento diario para vigilar que se lo tomen.
Un paciente con tuberculosis además debe evitar estar en contacto con la humedad, mantener un reposo y mantenerse bien alimentado e hidratado.
Canales Freeman hizo una llamado para no estigmatizar ni discriminar a las personas que padecen de tuberculosis, debido a que muchas veces hasta su propia familia los rechaza ante la peligrosidad del contagio.