Unen fuerzas para apagar el fuego

Sergio Arcos
El Mundo de Córdoba

Fortín.- “Más cubetas con agua por aquí”, “ayuden a sacar de las casas las mascotas de los vecinos que no se encuentran”, “vayan a los tinacos”, fueron las voces de habitantes de Villas de la Llave que apoyaron a Bomberos y grupos de rescate del Municipio que se vieron superados por el fuego que se extendió hasta la parte trasera de los hogares de más de 80 familias la tardede ayer.
Entre el humo se alcanzaba a observar las siluetas de hombres, mujeres, jóvenes y hasta niños, quien con cubrebocas realizaron filas para trasportar el agua en cubetas y llegar hasta el área donde bomberos de Córdoba y Fortín intentaban apagar las llamas, sin importarles que pudieran intoxicarse por la cantidad de humo, los pobladores se sumaron al apoyo para prevenir que el fuego llegara hasta sus hogares.
Sobre las calles cubiertas por el humo, el ir y venir de personas confundidas y temerosas era evidente, otros más retiraban tanques de gas de sus hogares y los llevaban con vecinos; niños eran sacados de sus viviendas para resguardarlos con familiares o vecinos ante el temor de que las llamas alcanzaran sus hogares.
Afortunadamente no fue necesario desalojar a la población.
Los minutos transcurrían y los vecinos señalaban que hacían falta más manos para transportar el agua, el temor aumentaba cada segundo y sólo se escuchaban los gritos de una coordinación improvisada para acarrerar toda el agua que fuera posible, porque cada cubetada era dispensable para apagar las llamas.
El alcalde Antonio Mansur junto con empleados municipales y de la Comisión de Agua Potable y Saneamiento de Fortín se sumaron a las labores de apoyo, al grado que personal de CASF realizó el corte de un tubo que lleva agua a la zona habitacional que se encontraba a escasos metros de la zona del incendio, para abastecer del vital líquido a las pipas y personas que apoyaban con cubetas para apagar el fuego.
De acuerdo a las autoridades, más de 15 hectáreas de pastizales ardieron sin control por espacio de 5 horas, las llamas eran alimentadas por surada, lo que dificultó su control; al paso de las horas las llamas se extendieron a zonas de pastizal alejadas de zonas habitadas, lo que calmó a los vecinos que lucían mojados, sucios y fatigados por el esfuerzo al tratar de apagar las llamas.
Rescatistas que apoyaron a combatir el siniestro durante horas señalaban que el incendio pudo haber sido provocado.
Después de las 17:00 horas, Bomberos de Córdoba, Fortín y diversos grupos de rescate continuaban sofocando las llamas en una zona cercana a los tianguis con el fin de prevenir que el incendio se extendiera hacia la autopista.