Por siempre abstemios

Tomás Setién Fernández
A Manera de Comentario

Sobre advertencia no hubo engaño, y el América solo aplicó lo que la historia ha recogido en más de un 99 por ciento en relación a la Copa, en donde el Guadalajara muestra una real modestia ante el cuadro capitalino, negándose a tomar siquiera un caballito de tequila, y apareciendo como un mojigato conjunto que prefiere tomar un vaso de agua, a consumir coñacs, champañas o simples sidras confeccionadas en Puebla.
Ante todo ese rollo, pues simple, América venció al Guadalajara sin forzar demasiado la máquina, dos goles por nada, significando ese nada lo que ha producido el todavía popular y muy querido equipos de la Perla de Occidente, repitiéndose en su nueva caída ante su verdugo copero, lo que la ha ocurrido cada vez que se ve las caras y las extremidades inferiores con los de Coapa.
Dejo de desprecio de la mayoría de los técnicos que pululan en el fútbol mexicano hacia ese torneo de Copa, que en la mayoría de los casos lo siguen contemplando como un evento menor a lo que da la Liga, en el pecado llevó la penitencia el simplón director técnico del rebaño José Saturnino Cardozo, prefiriendo guardar entre algodones a su arquero titular Raúl Gudiño y colocar al novel portero Miguel Jiménez el cual con una mala, qué digo mala, pésima salida por aire, abriendo el zaguán de par en par, permitió la caída del primer gol, estableciéndose desde ese momento la enésima debacle de las Chivas en los torneos de Copa, ante el América.
Con esa extraña combinación tanto con los capitalinos (en menor grado) como con los de los Colomitos lejanos, de realizar raras y poco apetecibles ensaladas rusas con nombres de jugadores titulares y reservas, ya al cuadro capitalino le alcanzó el esfuerzo para situarse en semifinales, mandando al carajo nuevamente las ilusiones de los rojiblancos, de hacer algo fuera de serie, poniendo la pierna derecha sobre la barra de bar fino.
Siendo lo mejor de otro clásico a medias, la gran entrada en el Estadio Azteca, en donde se comprobó una vez más que los adeptos a la religión deportiva americanista y chiva, no parecen terminarse nunca,
Por lo pronto el América va que vuela para ser el equipo más ganador de Copas en el balompié azteca, hecho que si lo logra dejará atrás al Puebla y al León, los tres con cinco. Y como dato adicional y malévolo a lavarle la boca con agua bendita y cal al árbitro Francisco Chacón algo más que rey de los albures en una cancha profesional.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz