India y Pakistán se reúnen en “ambiente cordial” tras mes de escalada bélica

La delegación india (dcha), liderada por el secretario adjunto del Ministerio de Interior indio S.C.L. Das, y la delegación paquistaní (izq), liderada el director para el Sur de Asia del departamento de Exteriores paquistaní, Mohammad Faisal, mantienen una reunión este jueves en Attari. Foto EFE

EFE

Nueva Delhi.- Un mes después del atentado que mató a 42 policías en la Cachemira india, desatando una de las peores escaladas de tensión entre la India y Pakistán de las últimas décadas, las autoridades de ambos países se reunieron hoy para avanzar en el acuerdo para la apertura de un corredor fronterizo.

Este primer encuentro oficial entre las autoridades de ambos países tras una serie de incursiones militares y violaciones del alto al fuego en la frontera se celebró en “un ambiente de cordialidad” en el estado fronterizo indio de Punyab (oeste), según una declaración conjunta suscrita por los dos países.

En la reunión, que se prolongó durante varias horas, se discutió un proyecto para desarrollar un corredor entre la India y Pakistán que conecte dos importantes templos de peregrinaje de la minoría religiosa sij.

“Ambas partes sostuvieron discusiones detalladas y constructivas sobre diversos aspectos del acuerdo propuesto y acordaron trabajar para poner en funcionamiento de manera expedita el corredor de Kartarpur (una localidad paquistaní fronteriza con la India)”, señala el comunicado.

Las delegaciones estuvieron encabezadas por el secretario adjunto del Ministerio de Interior indio S.C.L. Das, y el director para el Sur de Asia del departamento de Exteriores paquistaní, Mohammad Faisal, respectivamente.

Las conversaciones sobre este corredor continuarán el 2 de abril, precedida por una reunión de expertos el próximo martes sobre los hitos propuestos para trazar la línea del corredor, añade el escrito que no hace referencia a las recientes tensiones.

El corredor hacia Kartarpur permitirá el acceso de la comunidad sij india a uno de los más importantes santuarios de peregrinaje para este grupo religioso sin necesidad de visado.

El encuentro ocurre justo un mes después de que el movimiento insurgente con base en Pakistán Jaish-e-Mohammed (JeM) reivindicó el atentado del 14 de febrero en la Cachemira india, en el que 42 policías resultaron muertos.

El ataque provocó un bombardeo indio contra un supuesto campamento del JeM en territorio paquistaní y la consecuente reacción de Pakistán, que en una acción similar dio paso a un combate aéreo en el que fueron derribados cazas y detenido un piloto indio.

Como primer paso para rebajar la tensión entre las dos potencias nucleares, Islamabad liberó al piloto indio y anunció el arresto de varios miembros de grupos proscritos, entre ellos dos familiares de Masood Azhar, líder del JeM.

La India ha acusado reiteradamente a Pakistán de apoyar el “terrorismo transfronterizo” y de permitir y auspiciar el funcionamiento en su territorio de grupos terroristas que tienen como fin atacar objetivos indios y atizar los ánimos separatistas entre la población cachemir.