Boeing paraliza las entregas del modelo 737 accidentado en Etiopía

EFE

Nueva York.- El gigante aeronáutico Boeing paralizó este jueves jueves las entregas del modelo 737 MAX 8, el mismo que se estrelló el 10 de marzo en Etiopía causando 157 muertos, según informaron medios locales.

Un portavoz de la compañía aseguró que las entregas de los modelos se han paralizado en medio de la crisis por los dos accidentes fatales en menos de cinco meses, pero que la ratio de producción de 52 aeronaves al mes no se ve afectada.

“Continuamos construyendo los aviones 737 MAX mientras evaluamos cómo la situación, incluyendo las potenciales limitaciones de capacidad, impactará en nuestro sistema productivo”, aseguró el portavoz de la compañía, Chaz Bickers, citado en varios medios.

La compañía se había planteado aumentar la producción a 57 aviones de esta familia mensuales.

En la actualidad, la empresa con sede en Chicago (Illinois) tiene 4.636 encargos de este tipo de aeronaves civiles pendientes de entrega.

Vetados en medio centenar de países

La decisión llega un día después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenara la suspensión de todos los vuelos de este modelo en el espacio aéreo del país, siguiendo la decisión de medio centenar de países, entre ellos todos los pertenecientes a la Unión Europea y Canadá.

De acuerdo con fuentes cercanas citadas por The Wall Street Journal, Boeing ahora mismo se encuentra calculando los límites en la capacidad que puedan afectar al sistema de productivo mientras sigan las restricciones al tráfico aéreo de sus vuelos.

En un comunicado remitido el miérco0les, Boeing aseguró haber “recomendado” ellos mismos la decisión, después de que Trump anunciara la parálisis, aunque reiteraron la “total confianza” en la seguridad de sus jets.

La decisión, anunciada apenas una hora tras el cierre de operaciones en Wall Street, hacían que los títulos de Boeing cayeran alrededor de un 0.13% en las operaciones electrónicas.

Boeing perdió un 1.02% en bolsa este jueves, acumulando una pérdida del 11% desde el arranque de las sesiones bursátiles el lunes tras el accidente, lo que implica una pérdida de más de 27 mil millones de dólares en capitalización de mercado.