Familiares recuerdan a víctima mexicana de la tragedia aérea en Etiopía

Foto: EFE.

EFE

CdMx.- La mexicana Graziella de Louis Ponce, una de las 157 víctimas del accidente aéreo en Etiopía, fue recordada este miércoles por sus familiares en Mérida, Yucatán, donde vivió sus primeros años.

En un mensaje en su cuenta de Facebook, José Ponce, quien se identifica como primo suyo, lamentó lo sucedido a su prima a quien calificó como una persona de “extraordinario talento”.

Graziella de Louis Ponce, de 63 años, vivió sus primeros años en Mérida antes de radicarse en otros países, entre ellos Estados Unidos, y obtener un puesto de traductora en las Naciones Unidas (ONU).

Al respecto, Ponce agregó que su familiar logró dominar al 100% 11 idiomas, habilidad que le valió para tener un puesto de traductora en la ONU donde trabajó por más de treinta años.

José Ponce, quien recordó a su prima con su sobrenombre familiar de “Gachita”, exaltó sus virtudes y recordó los lazos de la ahora fallecida con las familias De Regil Ponce, Capetillo Ponce y Ponce Laviada.

De Louis Ponce era la única ciudadana mexicana que abordó el avión siniestrado y estaba vinculada por parentesco a una de las familias de mayor peso económico del sureste de este país, involucrada en el ramo de bebidas embotelladas, automovilístico e industrial.

En memoria de la fallecida, sus parientes ofrecerán esta noche una misa a las 19:00 hora local en la Iglesia de Nuestra Señora de María Inmaculada en el norte de esta capital de la provincia de Yucatán.

Fuentes de la Cancillería mexicana informaron este miércoles a Efe que la mujer tenía “otra nacionalidad” pero por motivos de protección de datos personales se reservaron cuál era.

En tanto, algunos medios locales señalan que la mujer nació en Cuba y su madre era madre mexicana y su padre español. Y por ello podría tener también la nacionalidad española.

La fallecida era una de las 157 víctimas que viajaban en un vuelo comercial de Ethiopian Airlines que se estrelló el pasado domingo.

El avión de la compañía, un Boeing 737-8 Max que debía cubrir en vuelo regular el itinerario de Adís Abeba a Nairobi, capital de Kenya, cayó poco después de despegar del aeropuerto, unos 42 kilómetros al sudeste de la capital etíope.

Entre las víctimas mortales, de unas 35 nacionalidades, figuran 2 ciudadanos españoles; 32 kenianos, 9 etíopes, 18 canadienses, 8 italianos, 8 chinos, 8 estadounidenses y 7 británicos.

También perdieron la vida, entre otros, 7 ciudadanos de Francia, 6 de Egipto, 5 de Holanda, 4 de la India, 4 de Eslovaquia, 3 de Austria y 2 de Marruecos; además de 4 personas que viajaban con pasaporte de las Naciones Unidas.