Acuden católicos a misa dominical

Raquel Hernández G.
El Mundo de Tecamachalco

Tecamachalco.- En la primera misa dominical de inicio de Cuaresma, el sacerdote Andrés Juan Hernández, señaló que es tiempo de reconciliación con Dios, con el prójimo, realizar el ayuno y la oración con el Señor.
Como cada domingo, familias del municipio se acercan a la casa de Dios a reconfortar su alma y agradecer por los bienes obtenidos, por la salud, el trabajo, entre otros dones.
Después de la sagrada palabra, el párroco Andrés Juan Hernández, comentó a sus feligreses que es la primera misa de domingo del tiempo de Cuaresma, que es para reconocer y recapacitar en lo que han fallado, “Dios nos da todo, él es generoso para dar todo a sus hijos, por eso hay que arrepentirnos”.
Dijo que hay que aprovechar este tiempo, que es cuando se derrama la gracia de Dios para salvarnos, por tal motivo es importante empezar a perdonar al prójimo y pedir a Dios ser buenos cristianos.
El mensaje fue muy claro, pues se inicia el camino de los 40 días como Jesús estuvo, en donde pasó muchas pruebas, para no ser tentado por el mal, señaló el sacerdote que debemos ser buenos hijos cristianos, recordando lo que el Salvador nos ha enseñado.
Por lo que, mencionó que no hay que olvidar dar la limosna, pues hay que apoyar cuando la gente lo necesita; la oración, que exista el acercamiento con Jesús y por último, el ayuno.