‘Les falta ambición’

Gabriel Quintana
El Mundo de Córdoba

Una de las voces autorizadas del montículo es si duda la del ex jugador de las Grandes Ligas Salomé Barojas Romero, quien aseguró que el lanzador de la actualidad muchas veces carece de esa hambre de triunfo que todo jugador que aspira llegar a la Gran Carpa debe tener y opta por mantenerse en una zona de confort cuando cuenta con todo el potencia para sobresalir. Todo esto a unos días de que se ponga en marcha la actividad de Las Mayores.
“Los muchachos ya deben poner de su parte, en la actualidad no es que estemos en decadencia. Ahora es muy diferente a como se jugaba en mi tiempo, donde tenías que llegar con todo a tumbar gente y solo tenías una o un par de oportunidades para quedarte con el puesto. Ahora los jóvenes tienen diferentes oportunidades de mostrar su talento, de ser observados, pero desgraciadamente carecen de esa hambre de triunfo y prefieren mantenerse en un nivel de Triple AAA”.
Indicó Barojas Romero quien hizo acto de presencia en la Asamblea Estatal de Beisbol que se realizó el pasado domingo, no sin antes mencionar que muchas veces el tema económico es uno de los aspectos que más llena al pelotero y por lo tanto evita el hacer un sacrificio, siendo que México siempre se ha distinguido por ser un gran semillero para las Grandes Ligas.
“Cuando yo me fui a Estados Unidos, yo sólo pensaba en Grandes Ligas. Como yo se lo digo a los jóvenes, para estar en una Liga Triple AAA o Doble AA, pues mejor quedense en México pero si estas dispuesto a sacrificar y entregar todo entonces si busca trascender en las Grandes Ligas. Deben tener mayor agresividad y una vez llegado el momento no sólo es llegar sino mantenerse”.
El lanzador cordobés debutó en Las Mayores en 1982 con los Medias Blancas de Chicago, donde jugo en 61 encuentros, manteniendo una efectividad de 3.54, incluyendo seis victorias. Continuó con esta organización de la Liga Americana hasta 1984 para posteriormente sumarse a las filas de los Marineros de Seattle donde también entregó buenas cuentas. Finalmente regresó a la ‘Gran Carpa’ en 1988 con los Filis de Filadelfia donde jugó seis encuentros mas.

INMORTAL
Hace algunos días Salomé fue uno de los invitados especiales en la reinuaguración del Salón de la Fama en Monterrey, donde aseguró que el evento y la forma en la que fue remodelado el inmueble fue un auténtico éxito, pero mas que nada su momento más grato; fue el volver a encontrar a compañeros profesionales y también algunos de los peloteros que el mismo comandó.
“Yo tenía mucho tiempo que no iba por la falta de tiempo que demanda mi trabajo. Pero la verdad el observar el recinto nuevo fue muy satisfactorio, quedó muy amplio, y cada uno de los peloteros ya tiene su locker mas ancho y cómodo”, sentenció el cordobés.