Cuídate del envejecimiento prematuro

Alimentación y ejercicio, las claves para retrasar el envejecimiento. Foto Reforma

Agencia Reforma

CdMx.- Retrasa la aparición de arrugas, flacidez y manchas en la piel que suelen presentarse alrededor de los 30 con estas recomendaciones.

Aunque no lo notes a corto plazo, los rayos ultravioleta, las toxinas del ambiente y una mala alimentación pueden favorecer el envejecimiento prematuro de tu piel, que se manifiesta con arrugas, flacidez y manchas.

Estos efectos se vuelven evidentes con los años y, cuando ya los notes, será más complicado atenderlos. Lo ideal es que aprendas a prevenir el envejecimiento prematuro.

¿A qué edad empieza?

Las señales del envejecimiento normalmente se manifiestan a partir de los 30 años; sin embargo, algunos malos hábitos de salud y la exposición sin protección al sol pueden agilizar el proceso de envejecer.

Aunque esto afecta a todo el organismo, su impacto es más visible en la piel, así que es mejor que conozcas a los enemigos de una piel sana y sepas cómo enfrentarlos.

Para protegerse del Sol, los expertos sugieren usar protector solar los 365 días del año. Foto Especial

1.- Radiación solar

Aunque no lo creas, en la Ciudad de México se recibe 35 por ciento más radiación que en las costas, debido a la altitud. En la playa puedes percibir más el efecto del sol sólo porque se usa menos ropa y sueles exponerte más.

¿Cómo protegerse de ella?

Ponte protector solar los 365 días del año y reaplícalo cada 3 horas.

Prefiere ropa que te proteja del sol.

Utiliza lentes, tanto de sol como para ver, que tengan protección ultravioleta del 100 por ciento y cámbialos cada 5 años, pues los rayos UV desgastan su película.

Reduce el tiempo de exposición solar, principalmente entre las 10:00 y las 16:00 horas.

Usa sombrilla o un sombrero cuya ala sea de al menos 7 centímetros.

Para frenar el envejecimiento, aumenta frutas, verduras y granos en tu dieta. Foto Depositphotos

2.- Radicales libres

¿Has visto cómo se oxida el metal? Pues el organismo también experimenta un proceso de oxidación interna y, aunque no podemos verlo, sí solemos sentir sus efectos.

El tipo de dieta que llevamos puede influir. Consumir porciones grandes de platillos altos en calorías, exponerse al humo del cigarro y dormir mal son factores que propician la formación de radicales libres.

Método antioxidante

Aumenta tu ingesta de frutas, verduras y granos.

Limpia diariamente la piel con un jabón que mantenga el pH ácido y favorezca la humectación.

Usa diario crema humectante después del baño.

Aplica cosméticos que ayuden a mantener la piel hidratada, que disminuyan las líneas de expresión, mejoren la textura de la piel y reduzcan las manchas.

Evita fumar.

Evitar el sedentarismo y la obesidad para frenar el envejecimiento. Foto: Depositphotos

3.- Sedentarismo

Además de afectar tu peso, la falta de ejercicio también es una enemiga a enfrentar para mantener una piel sana y bella.

Realizar actividad física mejora la circulación sanguínea y favorece la llegada de oxígeno a cada parte del cuerpo, incluida la piel.