Cuidar y sanar la mente

Karina Aguilera
El Mundo de Córdoba

Bertha Parra Lemus, no sólo es una mujer sumamente preparada y preocupada activamente por la psique de niños, jóvenes y adultos, lo es también, de una sociedad fluctuante, de un país de contrastes, de diferencias y de una cultura y educación que día a día construyen el ambiente en que vivimos, por lo que para ella, una de las misiones más importantes como especialista, es dar a conocer la importancia de cuidar y sanar la mente mediante la terapia, logrando que las personas se reconozcan y trabajen con las herramientas necesarias para potenciarse y aportar de manera positiva, en cada uno de los aspectos de su vida.
Licenciada en Psicología con especialidad en psicoterapia de niños y adolescentes, así como una Maestría en Terapia de Pareja y Psicología General Sanitaria, además de ser experta en temas como maltrato infantil y en personas altamente sensibles, Bertha Parra cuenta con múltiples diplomados, que la hacen una experta en el trato de las emociones, por lo que a un pasito de obtener el grado de Doctorado, ella continúa trabajando mediante diversos talleres con las nuevas generaciones de niños y adolescentes, así como con padres de familia, especialmente con la “Paternidad efectiva” y la “Masculinidad” los cuales, actualmente son imprescindibles debido a los múltiples cambios y procesos que se viven diariamente, ante los cuales nos vemos bombardeados y hasta indefensos.
Actualmente, Bertha Parra realiza psicoterapia presencial y online, contando con pacientes en Europa y el resto del país, por lo que tiene la oportunidad de trabajar con diferentes personas, siendo esto lo que le ha dado las pautas para continuar preparándose día a día y seguir transmitiendo sus conocimientos en pro de una mente sana, por lo que invita a las personas a no tenerle miedo a la terapia: “Así como necesitamos bañarnos todos los días para limpiar la “mugre” que se deposita en nuestro cuerpo, también necesitamos ir a terapia en un momento o en varios momentos de nuestra vida, para limpiar ese “cochambre” que tenemos (por decirlo de alguna manera); personas perfectas no existen, todos traemos algo, todos…”, puntualizó.