Gran Morefas, rudo querido

Jesús Mejía Cruz
El Mundo de Orizaba

Cuarenta años de trayectoria, toda una vida luchística siendo rudo y la mayoría de ese camino sin máscara. El Gran Morefas es el orizabeño quizá con mayor trayectoria nacional en la historia de la lucha libre regional, por ello se adentra al pasado para compartir algo de ese recorrido.

A sus 73 años de edad, don José Martínez Monterrosas recibe en su casa Diario El Mundo.

La diabetes le ha afectado la vista y la audición, sin embargo, auxiliado por familiares, amigos y su inseparable esposa, Apolinaria López, comparte algunos de sus momentos más recordados.

“Un domingo hicieron una función y fui a ver la lucha libre, me gustó cómo la gente se divertía, aplaudía y mentaba la madre”, recuerda el Gran Morefas. Tenía 15 años de edad.

“Mi papá me dijo que necesitaba aprender un deporte, le dije que me gustaba la lucha libre y me llevó con un maestro que era su amigo, entonces me llevó con el Gran Davis”, de ahí vino un tempranero debut, un par de giras que le permitieron conocer muy pronto el país y una consolidación entre las mejores barajas de la lucha libre nacional.

El nombre del Gran Morefas se lo puso el Gran Davis con un toque de reconocimiento a su señor padre, quien falleció poco antes del debut.

El joven José debió aprender lucha olímpica, grecorromana, en un principio subía al ring con el nombre de Hawaiano y con máscara, pero sería muy poco tiempo.

Siempre peso Welter o Completo, el Gran Morefas se rozó con los mejores luchadores del país.

Una lesión en el hombro fue algo de lo más difícil en su carrera, sin embargo, la decisión de retirarse vino 40 años después de haber iniciado.

Actualmente, con 53 de matrimonio, su esposa recuerda cómo siempre le ayudó con la vestimenta. Le ponía sus cosas, le cocía chamarras, lo diseñaba los atuendos.

Abuelos de siete nietos, padres de Gilberto, José y Yesenia, ambos recuerdan más de medio siglo juntos, una historia donde la lucha libre siempre ha estado presente.