Enemigo pequeño

Gabriel Quintana
Toque de Sacrificio

En el deporte no existen enemigos pequeños a los cuales nunca debes subestimar y fue precisamente lo que aconteció en la edición 2019 Serie del Caribe, ya que contra todo pronóstico, los Toros de Herrera representantes de Panamá conquistaron el título de este torneo donde la República Dominicana y Cuba pintaban como los grandes favoritos para alzarse con el gallardete.
Pero la historia fue completamente distinta, ya que el primero en fallar fue México, representado por los Charros de Jalisco quienes rápidamente labraron su camino con destino al fracaso. Cuba terminó como líder del Grupo A mientras que los Toros de Herrera hicieron lo propio ante las Estrellas Orientales de República Dominicana y frente a los llamados Cangrejeros de Santurce oriundos de Puerto Rico.
En la gran final de esta fiesta caribeña, los canaleros brindaron una auténtica cátedra de pitcheo -como lo hicieron a lo largo de todo el certamen- y sólamente permitieron que sus rivales cruzaron el plato en una ocasión. De esta manera Panamá alzó por segunda ocasión un título de la Serie del Caribe, ya que desde 1950 no lograban dicha hazaña. En aquella ya lejana edición, su representante fue la novena de Carta Vieja.
Pero el logro no sólo fue deportivo ya que el beisbol volvió a sonar y muy fuerte en este país centroamericano, que seguramente jugará a partir del 2020 de manera más continua en la Serie del Caribe. Ya no sólo demostró ser un buen anfitrión si no también un gran contendiente, pese a que presentaba una de las nóminas más modestas para esta competencia, aunque si es prudente mencionar que Panamá contó en sus filas con el veterano y ex jugador de las Grandes Ligas: Manny Corpas.
Ahora la duda se centrará en sí Panamá optará por mantenerse en la Serie del Caribe o si continuará en la Serie Latinoamericana de beisbol el cual sigue siendo un torneo de ‘medio pelo’ y con algunos detalles en la organización. Sobre todo porque ambos torneos se realizan en las mismas fechas y el participar en dos justas mermaría el accionar del campeón invernal en Panamá.
Sin duda es la gran oportunidad para que Panamá se coloque ya de forma definitiva en un torneo de gran jerarquía que sirva como vitrina para que el nivel de este beisbol sea revalorizado. Otro gran acierto fue el utilizar como gran estandarte a Mariano Rivera, un lanzador que fue inducido hace algunas semanas al Salón de la Fama en las Grandes Ligas, siendo este ex serpentinero el gran responsable de realizar el primer lanzamiento.
Sobre los Charros de Jalisco no queda mas que mencionar que fueron una auténtica decepción, siendo los Venados de Mazatlán del 2016, los últimos en conquistar una Serie del Caribe en aquella ocasión bajo el mando de Juan José Pacho en un torneo que se disputó en la República Dominicana.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz