Bendicen a los enfermos

Lucy Rivas A.
El Mundo de Orizaba

En la catedral San Miguel Arcángel se llevó acabo la XXVII Jornada Mundial del Enfermo, en donde el mensaje se centró en la fortaleza y fe en Cristo para vencer las enfermedades que aquejan el cuerpo y no debilitar el alma.
Este lunes a las 12:00 horas en Catedral se celebró la eucarística a cargo de el coordinador diocesano de la Pastoral de la Salud, Heriberto Jiménez López, misa en donde se realizó el Sacramento de la unción de los enfermos.
Durante homilía se recordó la importancia de estar junto a los enfermos, que nos recuerda aquel momento en el que Cristo va cargando su cruz padeciendo, y se deja ayudar por el Cirineo, por lo que es importante recordar que el dolor humano es un dolor salvífico cuando se une a la cruz de Cristo y a los padecimientos del señor Jesús.
El mensaje central, la solidaridad de llevar la palabra, acompañar, y acercarse a los enfermos y a quien los cuida, brindarle apoyo y conservar la fe en Cristo. El dar el apoyo a los fieles con alguna enfermedad, es deber de un buen cristiano, y sensibilizarlos sobre la importancia y la dignidad que tienen las personas enfermas, porque en esta sociedad actual para muchos un enfermo lo ven como una carga, cuando en realidad son el medio que Dios pone al alcance de todos para practicar los valores de la caridad y el amor.
Por lo que fueron decenas de personas las que estuvieron presentes, algunas en sillas de ruedas, andaderas y se observó una persona en camilla.
La celebración que fue para todos aquellos que padecen alguna enfermedad y desean fortalecerse en Cristo, así como para quienes se dedican a atender a algún paciente y tuvieron a bien encomendar su servicio e implorar la fortaleza en el ejercicio de su labor.