Llueven protestas por termoeléctrica en Morelos

En Cuautla, pobladores de Yecapixtla se manifestaron contra la termoeléctrica durante un mitin de López Obrador . Foto Reforma

Agencia Reforma

Cuautla.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador se confrontó ayer con pobladores de Morelos que se oponen a la operación de la termoeléctrica “La Huexca”.

El Mandatario acudió a la localidad para informar sobre su decisión de realizar una consulta pública, el 23 y 24 de febrero, en la que se determine el futuro de la planta, con la que se pretende dar una cobertura del 100 por ciento al consumo de energía eléctrica de la entidad.

Durante los 40 minutos de su discurso, el Jefe del Ejecutivo fue increpado por decenas de pobladores de Yecapixtla que rechazan las actividades de la planta, por considerar que provocará un impacto negativo en el medio ambiente y pondrá en jaque el abasto de agua en la región.

Al percatarse de las protestas, el tabasqueño pidió ser escuchado.

Mientras realizaba un recuento de los programas prioritarios de su Gobierno, los manifestantes no dejaron de gritar.

Llegó el momento de hablar sobre la termoeléctrica, cuyo costo rebasó los 25 mil millones de pesos y cuya parálisis cuesta unos 4 mil millones de pesos al año.

Antes que defender la planta, el Presidente puso por delante el valor de la consulta pública.

Sin embargo, el planteamiento no importó a quienes protestaban.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador se confrontó ayer con pobladores de Morelos que se oponen a la operación de la termoeléctrica “La Huexca”. Foto Reforma

Denunciaron que se trataba de un ejercicio amañado. A gritos, acusaron de corrupción a la titular de Conagua, Blanca Jiménez, por dar su aval técnico, e incluso al delegado del Gobierno federal en Morelos, Hugo Eric Flores.

“Hay videos donde está juntando gente y les está ofreciendo dinero para que voten a favor de la termoeléctrica”, denunció Teresa Castellanos.

Entre las protestas, surgieron señalamientos directos contra el Presidente.

“AMLO decía que todo cambiaría. Mentira, mentira, la misma porquería”, coreaban.

La paciencia de López Obrador pareció llegar a su fin.

“Escuchen, radicales de izquierda, que para mí no son más que conservadores, escuchen.

Aunque griten, aunque haya gritos y sombrerazos, va a ser el pueblo el que va a decidir sobre este asunto”, gritó él desde la tribuna.

Sin mencionar nombres, dejó ver que detrás de las organizaciones ambientalistas podrían estar intereses de otro tipo.

“Y también yo entiendo que hay ambientalistas auténticos, pero también hay intereses creados”, soltó.

“¿Quién decide en la democracia? Ningún grupo de interés creado; en la democracia es el pueblo el que manda, es el pueblo el que decide”.

Sin manera de acallar los reclamos, el Mandatario hasta reprochó la falta de apoyo de esos grupos en la contienda electoral, exigió que no lo confundan con los políticos corruptos, y se comprometió a firmar un compromiso para vigilar la cantidad y la calidad del agua en la zona, en cuya certificación participará la UNESCO.

Al final, el Presidente puso la consulta a consideración de los presentes, quienes avalaron el ejercicio a mano alzada.