Invita a Iglesia a transformarse

Adriana Estrada
El Mundo de Orizaba

El año de Gracia ofrece una palabra de aliento donde Jesús abre este proyecto a todos, donde Dios entiende las debilidades y caídas y recibe a todos como un verdadero padre en todas sus dimensiones, dijo el Obispo de la Diócesis de Orizaba, Eduardo Cervantes Merino.
Durante el sermón de la homilía celebrada al mediodía de este domingo en la Catedral de San Miguel Arcángel, el jerarca de la Iglesia católica recalcó que la “pantalla” de Dios es de vida y esperanza, donde los pecados y la debilidad del ser humano no son más grande que la gracia de Dios.
Dijo que el pecado y la debilidad de las personas no son más grandes que la gracia de Dios, así como tampoco el egoísmo y la maldad con que en ocasiones se mueven eso tampoco puede ser más grande que la luz que ofrece Dios, por lo que es importante depositar la confianza en él.
“Tu rencor, tus resentimientos, tus envidias y tantas cosas que nos acompañan, sin duda, Jesús invita a la gente a transformarse por la fuerza del amor, la palabra del año de gracia es lo que Jesús está proponiendo, una fuerza de una palabra en que la vida del hombre no consiste sólo en los bienes materiales que posea, la vida del hombre es más que eso”, apuntó.
Destacó que la capacidad de amar, construir y transformarse es lo que se ofrece a través de la palabra en este año de Gracia que tal y como Jesús le dijo a sus discípulos cuando anuncio la palabra.
Resaltó que cuando se pone en contacto con la palabra de Dios, está ilumina y cubre de todas las limitaciones ante la grandeza de Dios, pero también descubre las posibilidades de lo bueno que Dios haya puesto en los hombres.
“Dio confía que seamos una palabra para el pueblo, que lleva la alegría del Señor, anunciando la obra salvadora”, refirió.