Habrá calor; faltará agua

Laura Arely A.
El Mundo de Orizaba

Los pronósticos climáticos indican que para los meses de marzo, abril y mayo se presentará un déficit de lluvias, consecuentemente se prevé una gran sequía en el territorio veracruzano, advirtió Graciano Illescas, Presidente del Consejo Intermunicipal de Ambientalistas A.C. (Grupo CIMA A.C.)
Es que el especialista del clima destacó que observando los cambios meteorológicos y su impacto ambiental en los próximos tres meses habrá sequía y pocas precipitaciones de lluvia “porque hay dos factores que observó y es que a principios de año se da el primer caso de surada lo que quiere decir que gran parte del año va a haber una sequía fuerte; la otra es que en los meses de febrero y marzo debe haber mucha variación en cuanto a la temperatura y lluvias; sin embargo enero ha sido un mes estable, hace frío pero no hay lluvia como en otros años”.
Recordó que la Comisión Nacional de Agua (Conagua) dio a conocer un decreto de monitor de sequía el cual habla en que el país ha entrado en la época de estiaje, una condición normal que implica la disminución de las lluvias, “efectivamente no ha llovido y es posible que en los meses de marzo y abril ya pasemos a la primera etapa de sequía que empezó desde diciembre con frío pero sin agua y propiamente la sequía plena se extienda hasta finales de junio”, destacó.
Por ello, dijo que va a ser un año estable, sin embargo hay que tomar las medidas pertinentes, seguir con el monitoreo en las zonas de alto riesgo como lo son laderas de los cerro, orillas de los ríos o lugares donde hay carreteras en zonas serranas que dejan aludes inestables, es importante siempre estar vigilando.
“Hay que estar observando como evoluciona la temperatura, la humedad, las lluvias y la sequía, vienen los meses críticos”, aseveró.