Agentes de EU acosaron a periodistas por cobertura de migrantes, según ONG

EFE

Nueva York.- La ONG Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, según sus siglas en inglés) expresó este lunes su preocupación por el supuesto acoso e “interrogatorios invasivos” de agentes fronterizos estadounidenses a periodistas al volver a EU tras cubrir la caravana de migrantes en México.

El CPJ “está preocupado por las informaciones de que agentes de aduanas y protección de fronteras de EU acosaron a periodistas o los sometieron a interrogatorios invasivos” al entrar a Estados Unidos, dijo la ONG en un comunicado.

Según el comité, al menos ocho periodistas han asegurado haber sido interrogados sobre su cobertura de la caravana migratoria en México y, en al menos seis casos, los periodistas aseguraron que los agentes les pidieron revisar sus fotos o proveer información.

La ONG precisa que estos casos coincidieron con un aumento de la cobertura mediática de la llegada de migrantes a la frontera entre Estados Unidos y México, entre finales del año pasado y principios de 2019.

“Los agentes de aduana y protección de fronteras aparentemente emplearon segundas revisiones de control para interrogar a periodistas sobre su trabajo, como una manera de tratar a los medios como informantes, un signo preocupante para la libertad de prensa”, aseguró la coordinadora del programa de Norte América, Alexandra Ellerbeck, citada en la nota.

Ellerbeck insistió en que los periodistas “tienen el deber de proteger su independencia y la confidencialidad de sus fuentes y no deben ser preguntados por cuestiones que van más allá del objetivo de facilitar la entrada legal de un individuo” al país.

“No soy un informante, mi trabajo es informar al público”, dijo al CPJ el periodista independiente estadounidense Mark Abramsom, que denunció que policías de frontera revisaron sus notas cuando regresó a EU, el pasado 5 de enero.

La fotoperiodista Ariana Drehsler, por su parte, denunció que fue interrogada tres veces entre finales de diciembre y principios de enero en el puesto de San Ysidro, cuando regresaba a la ciudad de San Diego, donde trabaja.

Drehsler comentó que un oficial de aduanas le preguntó si le podía enseñar sus fotografías, aunque precisó que cuando ella se negó, el uniformado no insistió.