Gasta el 70% en cosas superfluas

Lucy Rivas A.
El Mundo de Orizaba

Región.- De acuerdo con un estudio que realizó el Banco Mundial, de cada 10 personas al menos 7 no recordaban en dónde habían gastado su dinero del día a día, y desafortunadamente la gente gasta en deseos y no necesidades, lo que conlleva a deudas, aseguró Juan Pablo de León, analista financiero.
Expresó que existe una cultura del ahorro, pero no del gasto, “la gente sí ahorra, pero lo hace el sistemas informales, ahorran en el colchón, en un bote, en una alcancía, comprando un marranito”.
Juan Pablo de León destacó que la gente no sabe en qué gasta su dinero porque no lleva un registro de gastos, y se va su dinero en gastos “hormiga”, ejemplificó se compra un café en la mañana, unos tacos, una torta, unos chicles, se sale con 100 pesos en el bolsillo y se regresa a casa, sin un peso en la bolsa.
Señaló que lo recomendable es que ese ahorro lo haga en cooperativas o en sistemas financieros que le genere intereses, además de aprender en cursos de Educación Financiera, como cooperativas en donde los socios sean honrados, trabajadores y con constancia del ahorro y cumplidos con sus pagos o aportaciones.
“Se debe convertir en un hábito, el ahorro no debe de ser lo que me sobra, se debe poner una meta, quiero irme de vacaciones, quiero comprar un auto, mi casa y demás metas, te debe doler el ahorro y programar los montos”, destacó Juan Pablo de León.
Se debe ahorrar en una institución formal, porque eso ayuda a crear historial crediticio en alguna caja de ahorro o cooperativa, que debe estar avalada, certificada o autorizada por la Condusef.
El analista financiero refirió que si una institución financiera ofrece a los usuarios altas tasas de interés por su ahorro, prometiendo que si se deposita mil pesos en una semana, les darán otros mil pesos en los próximos días o el doble, es una señal de alerta, porque nadie regala el dinero de esa manera, por lo que se debe estar atento ante posibles fraudes.
Sugirió fijarse en instituciones autorizadas para operar, que las tasas de interés sean reales, que no ofrezcan dinero de manera mágica y por supuesto ser muy prudentes en donde depositan su dinero.
Una consideración importante para tomar un préstamo es que éste sea para mejorar su calidad de vida y que estén conscientes de que van a tener posibilidades de pagarlo, no al revés, que sea un préstamo para que se endeuden y los embarguen.