Con el arte de imaginar

Lo que para el resto de las personas es basura, para los ojos de don Antonio son una sillita, un indio apache, una lámpara u otro objeto que se convierte en arte miniatura. A sus 55 años recuperó la imaginación que con la niñez se fue quedando ‘escondida’, ahora tiene claro el objetivo de continuar con lo que le apasiona.