Podrían negocios ser investigados

Adriana Estrada
El Mundo de Orizaba

Aún cuando varios comercios se han sumado a la campaña de seguridad “#NiUnaMenos” que se ha emprendido en toda la región, en la práctica es muy difícil llevarla a cabo, además los comercios podrían ser investigados, señaló el abogado Othón Ramírez López.
Si bien reconoció que la campaña es muy buena para salvaguardar a las mujeres en situación de riesgo, en la práctica se vuelve un tanto difícil, pues los ciudadanos no están aún capacitados para reaccionar ante alguna situación de esta naturaleza, únicamente se limitan a grabar la acción o resguardarse en algún inmueble donde no sean visibles, pero no en ayudar a la víctima.
Ramírez López refirió que en caso de que una fémina se encuentre en una situación de este tipo y se resguarden en algún comercio, si la víctima presenta una denuncia formal, los dueños y trabajadores del negocio formarán parte de la carpeta de investigación que se lleve, donde deberán aportar sus datos personales y serán testigos del acto al que se vio sujeta la fémina.
Refirió que es lamentable que sea muy difícil que si alguien llega pidiendo auxilio al verse en una situación delicada se le brinde el apoyo necesario, pues siempre se trata de proteger el bien común, y a lo más que se puede llegar hacer es llamar a la policía.
Consideró que que en la realidad es un poco difícil que un comerciante preste auxilio en alguna situación grave. “Se ve difícil en la práctica, aunque es muy buena la campaña”, dijo.